Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Nadie da duros a cuatro pesetas

biopolimeros

En estas páginas hablamos con asiduidad de esas personas que, obsesionadas con un personaje real o de ficción, lo sacrifican todo para parecerse a él: el hombre que quería ser como Kim Kardashian o el que soñaba con ser el doble perfecto de Ken (el amigo de Barbie), la mujer cuyo único objetivo es asemejarse a Jennifer Lawrence o la que se operó los ojos, la nariz y la barbilla para ser igualita al elfo Dobby de Harry Potter, sometieron a sus cuerpos a procesos injustificables para conseguir un sueño que antes o después se transforma en pesadilla.

Traemos hoy el caso de Herbert Chavez. Su sueño: que le confundieran con Superman.

Con esa idea en mente, Chavez se sometió a 23 intervenciones, la última de las cuales, fue mal: en un desesperado intento de reproducir el físico del Hombre de Acero, se dejó inyectar en pecho y abdomen un material no aprobado por la FDA y calificado de “veneno” por cirujanos que ahora se niegan a seguir operándole.

Podemos discutir sobre si es razonable que alguien pase 23 veces por quirófano para parecerse a un súper héroe, y podemos criticar a los cirujanos que le consintieron esa locura. Podemos también fijarnos en el hecho de que todavía hay quien inyecta, y se deja inyectar, productos dañinos para la salud.

La seguridad ha de ser prioritaria para el cirujano estético, en ningún caso debemos recurrir a sustancias peligrosas para la salud del paciente. No tenemos datos concretos sobre el caso del infortunado Herbert, pero la experiencia nos dicen que los pacientes recurren a los biopolímeros por su bajo coste, y de manera absolutamente irresponsable ponen el ahorro por encima de la salud.

Esos materiales se mueven e infiltran los tejidos de alrededor, forman granulomas, causan infecciones… En algunos casos han llegado a provocar la muerte del receptor.

Y no vale decir que, en caso de que las cosas vayan mal, se pueden extraer. Porque sí, los extraemos mediante procedimientos de cirugía secundaria en los que tratamos de realizar la mayor remoción posible del biopolímero sacrificando el menor tejido circundante posible. Pero siempre es mejor no meterse en el cuerpo sustancias dañinas, ¿no creéis?

Lo de que “prevenir es mejor que curar” es una verdad absoluta en la medicina, y aquí es especialmente cierta. Cuidado con los productos milagrosos a precio de saldo: nadie da duros a cuatro pesetas.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *