Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Posaderas al gusto, gracias a la gluteoplastia

gluteoplastia secundaria implantes de gluteos

Los pacientes lo expresan con toda claridad cuando llegan a la clínica de cirugía plástica: “Tengo el culo plano”, vaya, que su zona glútea muestra un volumen manifiestamente mejorable. Y también manifiestan con rotundidad su deseo de lograr un trasero firme y redondeado.

Hay quien dice que es herencia de su madre, y quien, que de su padre. Algunos lo achacan al hecho de pasar tantas horas sentados y otros lamentan que ni siquiera haciendo ejercicio de manera sistemática consiguen cambiar su forma.

Existe más de una técnica para cambiar y mejorar la forma y el volumen de las nalgas, procedimientos que pasan por la colocación de implantes, la liposucción o la lipoinyección. Nunca la infiltración de biopolímeros, de cuyas terribles consecuencias tantas veces hemos hablado en este blog.

En general, los resultados de la gluteoplastia son óptimos a la primera. Pero, en ocasiones llegan hasta nosotros personas insatisfechas con esa intervención inicial. Y no es un capricho: una rápida consulta nos permite comprobar que la operación quirúrgica a la que se han sometido ha sido un desastre.

¿A qué se atribuye ese fracaso?

Puede tener como causa una deficiente colocación de las prótesis, si han sido implantadas delante de los músculos glúteos mayores, es decir, debajo de la piel. Y como no hay nada que las sujete, que las retenga en su sitio, con el paso del tiempo descienden y se quedan, por así decirlo, colgando por efecto de su propio peso.

Puede ser resultado de la utilización de prótesis inadecuadas, no específicas para los glúteos. Hemos encontrado casos de pacientes a los que se les habían implantado prótesis mamarias, que son mucho más frágiles (es decir: que se rompen con facilidad) que las diseñadas para glúteos.

Puede deberse a la escasa habilidad del cirujano.

En fin. Sea cual sea el motivo, lo que aquí nos interesa subrayar es que existe solución: una gluteoplastia secundaria realizada por manos expertas permitirá recolocar los implantes en el sitio correcto, extraer las prótesis inadecuadas y sustituirlas por unas específicas o subsanar en gran parte la mala praxis previa.

La cuestión es obtener para los glúteos el aspecto redondeado y la proyección en pos de los cuales el paciente inició el proceso. Y que son, lo decimos con la convicción que da la experiencia, un doble objetivo al alcance de todos.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *