Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

La ginecomastia y los esteroides androgénicos anabolizantes

ginecomastia

Recién estrenado el año, el Instituto Sexológico Murciano (ISM) informó de que en la región de Murcia se ha duplicado el número de hombres menores de 35 años atendidos por problemas de erección y falta de apetito sexual debido al uso de esteroides androgénicos anabolizantes.

La ginecomastia, las alteraciones hepáticas, la infertilidad y la disfunción eréctil son efectos habituales, que no se compensan en ningún caso con las mejoras estéticas o en rendimiento producido por el uso de estas sustancias”, señaló el portavoz del citado Instituto.

La noticia nos llamó la atención porque en ella se mencionaba una patología, la ginecomastia, que tratamos con frecuencia en nuestras consultas. Y, lo decimos cuanto antes para disipar dudas, no siempre, ni siquiera la mayoría de las veces, se trata de pacientes que han consumido anabolizantes.

Ginecomastia es la presencia en los varones de una mama con aspecto femenino, abultada y antiestética.

Se calcula que más de 6 de cada 10 adolescentes varones la padecen como consecuencia de los cambios hormonales; por eso mismo, suele desaparecer una vez superada la pubertad.

Obviamente, si hablamos de ginecomastia en adultos el diagnóstico es diferente y puede ser simplemente fruto de un acúmulo de grasa (ginecomastia adiposa) o de la presencia de glándula mamaria (ginecomastia verdadera).

Llegados a este punto, déjanos que te digamos que sea adiposa o glandular, la ginecomastia tiene tratamiento quirúrgico.

Las ginecomastias adiposas se abordan mediante liposucción, un procedimiento que nos permite obtener resultados excelentes sin dejar apenas cicatrices.

La ginecomastia glandular nos obliga a realizar una resección de la glándula, resección que efectuamos a través de una incisión en la mitad inferior de la areola, respetando siempre un pequeño botón de glándula para evitar que la areola se deprima y se adhiera al músculo pectoral mayor.

En casos especialmente severos, cuando hay un excedente de piel relevante, nos toca además proceder a la resección de una porción de esa piel. Inevitablemente dejaremos cicatrices fuera de la areola que se pueden ocultar tras el vello del tórax.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *