Inicio »Cirugía Estética Corporal » Mamas » Asimetría Mamaria

Asimetría Mamaria

Asimetría Mamaria

Prácticamente la totalidad de las mujeres tienen asimetría mamaria, una peculiaridad que puede manifestarse ya sea por una diferencia de tamaño o de forma en la mama en su conjunto, bien por diferencias en la forma o la colocación de los pezones. 

También existen asimetrías mamarias sobrevenidas, por ejemplo, las que se pueden padecer tras un embarazo, o las que son consecuencia de un accidente.
 
En general, esta situación no causa mayores inconvenientes, porque en la inmensa mayoría de los casos la discordancia suele ser mínima, prácticamente inapreciable a simple vista. Pero para algunas mujeres, aquellas que padecen asimetrías notables (en torno al 10-15%), el no tener los dos pechos iguales puede convertirse en un verdadero drama, un obstáculo para la vida social y para las relaciones íntimas, así como una fuente de inseguridad y causa de baja autoestima. 

Corrección de la asimetría mamaria

Tanto en los casos leves como en los más severos, la cirugía es la única opción, entendiendo el hecho de que los distintos tipos y grados de asimetrías mamarias se corrigen de diferente manera, por lo que la solución ha de ser personalizada. 

Técnicas quirúrgicas

Para corregir la asimetría mamaria es habitual que el cirujano deba igualar los volúmenes mamarios y el tamaño de las areolas, y para lograrlo puede recurrir a técnicas de disminución del tamaño de las mamas, implantación de prótesis de diferentes tamaños, reducciones periareolares, etc.
 
Nótese que hablamos en plural, porque rara vez el médico podrá conformarse con operar un pecho: generalmente hay que intervenir los dos. Y además teniendo muy en cuenta que las mamas no permanecen iguales toda la vida, que el paso del tiempo altera su tamaño y forma por lo que cualquier intervención para corregir la asimetría mamaria habrá de prever esos cambios quizá lejanos, pero desde luego inevitables. 

Complicaciones inherentes a las intervenciones mamarias

Aunque el postoperatorio de la corrección de una asimetría mamaria suele cumplirse sin complicaciones, hay que estar alerta ya que en su transcurso puede surgir cualquiera de las complicaciones propias de la cirugía de mama, esto es:

Infecciones. Se tratan con antibióticos y, en ocasiones, con drenaje quirúrgico.
Hematomas. Pueden necesitar ser evacuados.
Alteraciones de la sensibilidad, esencialmente del pezón, que suelen ser temporales, con recuperación total de la sensibilidad a los 6 u 8 meses.
Cicatrices hipertróficas e incluso queloides. Son de aparición y evolución imprevisibles y pueden comprometer el aspecto estético del resultado. Requieren tratamientos específicos largos.
 
A las complicaciones mencionadas hay que sumar los riesgos específicos de los implantes mamarios, que varían en función de la naturaleza del producto de relleno del implante: formación de pliegues u ondas, producción de una contracción capsular periprotérica y riesgo de ruptura o de desinflado. 

Lactancia tras la corrección de una asimetría mamaria

Dado que el implante se coloca detrás de la glándula, la corrección de la asimetría mamaria por este procedimiento parece no tener influencia en la lactancia.

¿Influyen las prótesis mamarias en la incidencia de cáncer de mama?

Teniendo en cuenta que, como ya ha sido mencionado, las prótesis utilizadas para la corrección de la asimetría mamaria se colocan detrás de la glándula mamaria, su presencia no influye en la vigilancia clínica de la mama. No obstante, conviene tener muy en cuenta que el implante puede modificar la capacidad de los rayos X para detectar un cáncer de mama, por eso las pacientes portadoras de implantes mamarios deben precisarlo al radiólogo para que éste pueda utilizar métodos específicos y adaptados (ecografía, mamografía digital) a su particular circunstancia.

Revisiones tras la corrección de la asimetría mamaria con el implante de prótesis mamarias

El implante de prótesis mamarias exige, sea cual sea la causa por la que se ha recurrido a ellas, un control riguroso: es necesario someterse a las visitas postoperatorias indicadas por el cirujano. Además, si la paciente percibe cualquier modificación en una mama (endurecimiento o, al contrario, reblandecimiento) deberá consultar inmediatamente al médico (ginecólogo o cirujano), quien podrá considerar necesario proceder a un examen radiológico o ecográfico para completar la exploración.
 
En cualquier caso, para la corrección de la asimetría mamaria, como para cualquier otra operación quirúrgica, es importante recurrir a un cirujano plástico experimentado capaz tanto de planificar y ejecutar la intervención más apropiada a cada caso como de reaccionar correctamente ante las posibles complicaciones.