Inicio »Cirugía Estética Corporal » Mamas » Asimetría Mamaria

Asimetría Mamaria

Asimetría Mamaria

La asimetría mamaria discreta es muy común en las mujeres después que han desarrollado el pecho durante la pubertad. Sin embargo, hay ocasiones en los que la asimetría es tan importante que ocasiona transtornos graves a la paciente ya que es muy evidente incluso vestida. 

Para corregir estas asimetrías se utilizan multitud de técnicas destinadas a igualar los volumenes mamarios y el tamaño de las areolas. Por tanto las asimetrías mamarias pueden ser tratadas con reducción mamaria en ambas mamas, implante de protesis de diferentes tamaños, reducciones periareolares etc.

Cuando se utilizan implantes mamarios se intenta que los volumenes no sean muy diferentes entre ellos, ya que el comportamiento de la mama con el paso del tiempo será distinto en un lado y otro; por lo que si la diferencia de volumen es muy grande, se prefiere reducir mama e implantar una prótesis mayor. No se aconseja implantar en un pecho solamente.

+ Sobre Asimetría mamaria

Posibles complicaciones

Las complicaciones que podemos encontran en este tipo de intervención son las mismas que en los implantes mamarios y en las reducción de mamas.
 
Las técnicas, los productos anestésicos y los métodos de vigilancia han hecho inmensos progresos en los últimos 20 años, ofreciendo, una seguridad óptima, sobre todo cuando la intervención se realiza sin urgencia y en una persona completamente sana.
 
Con relación al acto quirúrgico: escogiendo un cirujano plástico cualificado y competente, formado para este tipo de intervenciones limita al máximo los riesgos, sin suprimirlos completamente.
 
El post-operatorio es en general simple, de todas maneras las complicaciones pueden ocurrir algunas inherentes a las intervenciones mamarias y otras ligadas al implante de un cuerpo extraño en la mama: los riesgos específicos de los implantes mamario.
 
1/ Complicaciones inherentes a las intervenciones mamarias:
Infecciones, tratadas con antibióticos y a veces con drenaje quirúrgico.
Hematoma, puede necesitar evacuase.
Alteraciones de la sensibilidad, esencialmente del pezón, pueden observarse, pero la sensibilidad normal reaparece en un periodo de 6 a 8 meses.
La evolución de las cicatrices no siempre tiene por que ser favorable pudiendo existir cicatrices hipertróficas e incluso queloides, de aparición y evolución imprevisibles que pueden comprometer el aspecto estético del resultado y requiere tratamiento local específico largos.
2/ Riesgos específicos de los implantes mamarios:
Son de tres tipos que varían en función de la naturaleza del producto de relleno del implante.
Se trata de la formación de pliegues u ondas, la producción de una contracción capsular periprotérica y el riesgo de ruptura o de desinflado:
Formación de pliegue o aspecto de ondas.
El implante para que quede suave nunca se llena a tensión. Por este hecho, los pliegues del recubrimiento de la prótesis pueden ser visibles bajo la piel, produciendo entonces aspecto de ondas sobretodo en la parte superior externa e inferior de la mama. Este aspecto en más imperceptible en la parte superior en el caso de que la prótesis sea colocada en posición retromuscular. Este fenómeno es mucho más frecuente cuando la prótesis está rellena de suero fisiológico, aún más si es texturada. Esto expone aún mayor riesgo de ruptura y desinflado, por gasto prematuro del recubrimiento a nivel del pliegue.
Contracción capsular y cápsula fibrosa.
La formación de una cápsula fibrosa alrededor del implante siempre ocurre. Es una reacción normal del organismo que produce una especie de membrana alrededor de cualquier cuerpo extraño para aislarlo y protegerse ("membrana o cápsula de exclusión").
En ciertos casos, esta membrana tiene una evolución desfavorable comparable a los queloides cutáneos: aumenta de espesor, se retrae y forma una verdadera cápsula fibrosa alrededor del implante. Se trata de la contracción capsular. Se distinguen cuatro estadios de dureza que van desde el aspecto normal indetectable, hasta las formas severas de cápsula con mama dura, redonda, fija y a veces dolorosa.
La frecuencia de esta complicación no puede ser estimada globalmente puesto que varía en función de la indicación, el tipo de prótesis y de la técnica operatoria.
Esta complicación es más frecuente en caso de prótesis rellena de gel de silicona.
La cápsula no aumenta el riesgo de ruptura pero expone a una complicación de tipo estético. Una intervención quirúrgica puede corregir esta complicación seccionando la cápsula (capsulotomía).
Diferentes autores han propuesto soluciones técnicas para limitar la aparición de esta contracción:
- colocar el implante detrás del músculo pectoral
- la fabricación de paredes rugosas en la parte externa del implante (prótesis texturadas)
- la utilización de implantes rellenos de sueros fisiológicos.
Ruptura y desinflado.
Este tipo de accidentes ocurre como consecuencia a una alteración en el recubrimiento de la prótesis es decir del continente (elastómero de silicona). El fenómeno de porosidad, o de la apertura puntiforme o de una verdadera brecha puede ser la causa y aparecer como consecuencia de un traumatismo violento, un defecto de fabricación, pero sobre todo debido a la antigüedad de la prótesis (efecto de uso).
El desinflado en las prótesis que contienen suero fisiológico puede tratarse de un problema de perdidas por la válvula de llenado. Este tipo prótesis tiene un desinflado total o parcial rápido.
Si se trata de una prótesis rellena de gel de silicona, el gel permanece dentro del recubrimiento fibroso que rodea el implante (fuga intracapsular). La fuga entonces no tiene ninguna repercusión clínica. Sin embargo, el exudado intracapsular puede favorecer la aparición de una cápsula periprotética.
Con menos frecuencia, en caso de brecha importante en relación con un trauma violento o una punción con aguja, el gel se escapa más allá de la cápsula fibrosa (ruptura extracapsular). En pequeña cantidad, el gel puede provocar la aparición de un granuloma o cuerpo extraño bajo la forma de nódulo (siliconoma). En caso de ruptura capsular importante (traumatismo), el gel difunde a los tejidos vecinos, la mama toma una consistencia muy blanda, y pueden ocurrir reacciones inflamatorias: en estos casos el implante quirúrgico es necesario.

Sobre los implantes mamarios

¿Es posible la lactancia?
La colocación del implante detrás de la glándula parece no tener influencia en la lactancia.
 
¿Favorece las prótesis mamarias la aparición de cáncer de mama?
La relación entre el cáncer de mama y las prótesis se ha investigado sin poner en evidencia ningún vínculo entre los dos y el implante de una prótesis mamaria no aumente para nada el riesgo de cáncer de mama. Los cirujanos de centros anticancerosos utilizan frecuentemente las prótesis mamarias en la cirugía reconstructiva.
 
¿La vigilancia de la mama es posible?
Teniendo en cuenta que la prótesis está detrás de la glándula mamaria, la vigilancia clínica es simple. La presencia de un implante puede modificar la capacidad de los rayos X para detectar un cáncer de mama. Las pacientes portadoras de implantes mamarios deben precisarlo al radiólogo para que pueda utilizar métodos específicos y adaptados (ecografía, mamografía digital).
 
¿Por qué fueron tan controvertidas las prótesis de silicona hace algunos años?
Las prótesis mamarias rellenas de gel de silicona fueron acusadas de desencadenar enfermedades autoinmunes en algunas pacientes. Hoy en día, el conjunto de trabajo científicos a este respecto ha aportado la prueba que no hay un aumento significativo del riesgo de enfermedad autoinmune en mujeres portadora de implante mamario y en particular aquellos rellenos de gel de silicona.
 
¿Hay una vigilancia después del implante de una prótesis mamaria?
Es necesario someterse a visitas postoperatorias en función de la prescripción del cirujano. Posteriormente, la presencia de una prótesis mamaria no implica realizar exámenes adicionales a la vigilancia médica habitual pero es indispensable precisar al médico que usted es portadora de implante mamarios. Es imperativo en caso de modificación de una mama (endurecimiento o al contrario reblandecimiento) consultar al médico (ginecólogo, cirujano) que podrá juzgar si es necesario recurrir a un examen radiológico o ecográfico. En resumen, no hay que exagerar los riesgos, pero simplemente, ser consciente que una intervención quirúrgica, aún aparentemente simple, implica siempre una pequeña parte aleatoria.
 
Recurrir a un cirujano plástico cualificado experimentado asegura que este tiene la cualificación requerida para evitar estas complicaciones, o tratarlas eficazmente en caso contrario.