Inicio »Cirugía Estética Corporal » Mamas » Mama Tuberosa

Mama tuberosa: qué es y cómo se corrige

Mama Tuberosa

Una mama tuberosa es una malformación que se produce cuando en la mama hay un anillo de constricción que impide que se desarrolle con normalidad. Al producirse un estrangulamiento, el seno toma una forma de tubo. En el caso de mamas tuberosas, además, es habitual una gran separación entre los senos y unas areolas muy grandes y dilatadas. A veces, incluso, se aprecia una asimetría mamaria.

Se trata de una patología que ya se aprecia incluso en los primeros momentos del desarrollo de la mama. Una patología que puede incluso afectar a la mujer más allá del temor a mostrar su pecho, creando problemas psicológicos a veces muy serios.

Cirugía para remodelar la mama tuberosa

La cirugía permite corregir en gran medida la mama tuberosa, aunque el tratamiento dependerá del grado de la malformación. El objetivo es darle una forma más redondeada al seno y volumen en las zonas donde sea necesario, además de corregir la deformidad de la areola.

La intervención trata, en primer lugar, de reducir el diámetro de la areola mediante una incisión periareolar. Tras ello hay que trabajar en la zona del surco mamario para romper ese anillo de construcción que provocaba la deformidad y redistribuir los tejidos mamarios. Cuando el tejido glandular no es suficiente, cabe la posibilidad de realizar el implante de una prótesis o con trasferencia de grasa de la paciente.

Resultados de la cirugía

Tanto la duración de la intervención como del ingreso hospitalario y el postoperatorio dependerán de la gravedad del caso. Si se trata solo de corregir la deformidad de la areola se utilizará anestesia local y el procedimiento será más rápido. En los casos que necesita una reconstrucción, el ingreso se puede prolongar hasta 48 horas, pero en una semana la paciente podrá retomar su actividad normal, aunque con precauciones.

Lo más importante es ponerse en manos de un equipo especializado y con experiencia en este tipo de cirugía, como es el nuestro. De ello, pueden depender unos resultados satisfactorios que acaben para siempre con un problema que a veces va mucho más allá de la estética.

+ Sobre Mamas tuberosas

Clasificación de las mamas Tuberosas

Grolleau  determina 3 grados de deformidad de la mama tuberosa:

  • Grado I: Corresponde a un 56% de los casos. La falta de desarrollo se limita al cuadrante inferior-interno. La areola se encuentra desviada hacia abajo y adentro, siendo el volumen de la mama normal o hipertrófico.
  • Grado II: Corresponde a un 26% de los casos. Los dos cuadrantes inferiores son deficientes en su desarrollo. En estos casos la areola está desviada mirando hacia abajo.
  • Grado III: Corresponde a un 18% de los casos. Todos los cuadrantes están afectados y son deficientes, la base mamaria se encuentra retraída y la mama tiene un aspecto de tubérculo o caprino.  

Tratamiento quirúrgico

El tratamiento quirúrgico variará dependiendo de la severidad de la malformación y se actuará sobre:

  • El tamaño de la areola con una incisión periareolar para remodelar su forma y dimensión.
  • Sobre el surco mamario para descenderlo y colocarlo en una posición correcta respecto al conjunto areola-pezón.
  • Y redistribuyendo los volúmenes mamarios.

Esto lo podremos hacer con colgajos del tejido glandular que será desplazado hacia el polo inferior; o cuando fuese necesario el implante de una prótesis mamaria.

Posibles complicaciones

El post-operatorio de la mama tuberosa es en general simple, de todas maneras las complicaciones pueden ocurrir algunas inherentes a las intervenciones mamarias y otras ligadas al implante.

  • 1/ Complicaciones inherentes a las intervenciones mamarias:
    Infecciones, tratadas con antibióticos y a veces con drenaje quirúrgico.
    Hematoma, puede necesitar ser evacuado.
    Alteraciones de la sensibilidad, esencialmente del pezón, pueden observarse, pero la sensibilidad normal reaparece en un periodo de 6 a 8 meses.
    Las cicatrices, no siempre evolucionan favorablemente. Podrían formarse hipertrofias y/o queloides, su aparición y desarrollo no se pueden prever y suelen alterar el resultado estético dando lugar a tratamientos locales específicos.
  • 2/ Riesgos específicos de los implantes mamarios:
    Son de tres tipos que varían en función de la naturaleza del producto de relleno del implante.