Inicio »Cirugía Estética Facial » Injerto de grasa en mejillas

Injerto de grasa en mejillas

El injerto de grasa en las mejillas es utilizado para reparar defectos del tejido adiposo en la cara, producidos por el envejecimiento o por patologías que afecten este tejido tales como el SIDA, traumatismos o inyeciones de corticoides destinadas a corregir otros defectos.

Con esta técnica se corrigen los volumenes faciales resaltando determinadas zona del rostro (puntos de incidencia de la luz) como son los pómulos o el borde mandibular y labios y armonizando zonas deprimidas en el centro de las mejillas.
 
Está recomendada para pacientes que han perdido relleno adiposo en determinadas zonas del rostro, o que constitucionalmente muestran falta de desarrollo de las mismas. También es aconsejable en aquellos pacientes que presentan asimetrías faciales.

+ Sobre injertos de grasa en las mejillas

¿Que es injerto de grasa en las mejillas?

El injerto de grasa es una técnica utilizada en cirugía plástica desde hace décadas, con unos resultados probados y con mucho éxito. Su utilización se hace necesaria para rellenar defectos e irregularidades del tejido subcutáneo. El dr. Sydney Coleman ha desarrollado su propia técnica para mejorar defectos estéticos principalmente en la mejillas. Con ella corrige la disminución del tejido adiposo que se produce con el envejecimiento; así como resalta determinadas zona del rostro (puntos de incidencia de la luz) como son los pómulos o el borde mandibular y labios.

¿Quien la necesita?

Pacientes que debido al envejecimiento han perdido relleno adiposo en determinadas zonas del rostro, o que constitucionalmente muestran falta de desarrollo de las mismas. También es aconsejable esta técnica en aquellos que presentan asimetrías faciales.

Anestesia.

Se puede realizar con anestesia local, o para mayor confort del paciente apoyar esta con una sedación administrada por el anestesiólogo.

Técnica.

La grasa se extrae de la zona donante, normalmente se utiliza la región abdominal periumbilical. Luego el material obtenido se centrífuga, para separar el tejido graso útil, del suero utilizado para la anestesia y material oleoso que se reabsorberá inevitablemente no contribuyendo al resultado. Tras este paso la grasa está preparada para ser inyectada en la zona deseada. El procedimiento se realiza en pequeñas cantidades y a diferentes profundidades. Su objetivo es que la partículas de grasa injertadas queden rodeadas de tejido de la zona receptora, ya que será de este, del que obtenga los nutrientes necesarios para mantener su vitalidad.

Duración de la intervención

Aproximadamente una hora.

Recuperación.

La zona donante se recuperará tras una pequeña inflamación que durará unos días. La zona tratada se edematiza bastante durante las primeras 48 horas, por lo que es aconsejable aplicar frío local y antinflamatorios orales.

¿Qué riesgo se asume?

  • Infección: Cualquier procedimiento quirúrgico se puede ver afectado por la contaminación e infección de gérmenes. Recomendamos profilaxis antibiótica.
  • Las equimosis (moratones) y la inflamación en mayor o menor grado es una consecuencia lógica y no se pude considerar una complicación.
  • Asimetrías: Es infrecuente, pero como en todo procedimiento de cirugía plástica puede requerir un posterior retoque para su corrección.

Preguntas frecuentes sobre injertos de grasa en las mejillas.

¿Se reabsorbe la grasa?
Esta descrita la reabsorción de un porcentaje del material inyectado, sin embargo si la técnica esta correctamente realizada el Dr. Coleman recomienda no sobrecorregir (no colocar más de la cantidad necesaria), ya que pude ser que la reabsorción sea mínima.

Vídeo