Inicio »Cirugía Secundaria » Blefaroplastia secundaria

Blefaroplastia Secundaria

La blefaroplastia secundaria es el procedimiento quirúrgico que se utiliza para corregir los párpados superiores o inferiores, que presentan alteraciones estéticas o funcionales como consecuencia de una blefaroplastia previa.

Complicaciones específicas

Pérdida de la visión

Amaurosis definitiva o transitoria postblefaroplastia afortunadamente es una complicación extremadamente rara (0,04%), pero descrita, cuyos mecanismos fisiopatológicos son multifactoriales. Puede aparecer intraoperatoriamente o minutos después de la cirugía, desarrollando dolor ocular o periocular, proptosis y aumento de la presión intraocular, lo cual nos debe hacer sospechar una hemorragia retrobulbar. Debe ser tratada como una emergencia.

Epífora o Lagrimeo

La hipersecreción refleja en pacientes que han quedado lagoftálmicos y el fallo del bombeo lagrimal en pacientes que desarrollan malposiciones palpebrales postoperatorias son las causas más comunes.

Quemosis, sensación de cuerpo extraño y aumento de temperatura

Aparece alrededor de la córnea provocando hiperemia conjuntival y sensación de cuerpo extraño. Se suele producir cuando la disección es muy extensa de la capa conjuntival o cuando se daña el drenaje linfático palpebral al realizar disecciones laterales demasiado amplias, se correige con cirugía secundaria.

Ojo Seco

La mayoría de los casos se deben a una alteración en la dinámica de parpadeo provocada por malposiciones palpebrales y/o lagoftalmia.Puede ser grave y se debe hacer prevención en pacientes matores de 50 años.

Alteraciones oculomotoras

Visión borrosa y/o diplopia transitoria o permanente son complicaciones raras. Las afectaciones transitorias pueden producirse por daño muscular provocado por hematomas, traumas directos o indirectos, o por toxicidad derivada de la infiltración anestésicas.

Malposición del párpado superior

  • a - Ptosis
    La ptosis puede ser transitoria secundaria al edema, al hematoma, por el efecto de los anestésicos o por adherencias septales. Cuando ésta persiste más de 3 meses debemos pensar en que se ha dañado la aponeurosis del músculo elevador y el paciente deberá ser reintervenido, se realiza una blefaroplastia secundaria para mejorar su aspecto. Lo ideal es realizar tanto la blefaroplastia como la cirugía de ptosis (aponeurótica o no) en el mismo tiempo quirúrgico
  • b - Logoftalmos
    Aunque su presencia es frecuente en el postoperatorio inmediato y precoz, suelen mejorar cuando el edema va disminuyendo y se va recuperando la dinámica palpebral. En pacientes en los que se han producido retracciones septales o se ha eliminado demasiada piel, el lagoftalmos puede llegar a ser permanente debido a la retracción del párpado superior. A veces es necesario una blefaroplastia secundaria para reconstruir la lámina anterior con un injerto de piel de espesor completo.  
  • c - Epicantus
    Se produce cuando eliminamos demasiada piel en la región cantal lateral o cuando la incisión en el párpado superior es excesivamente medial, alcanzando la altura del punto lagrimal, generalmente remite en 3 meses y de nos er así se planeará una blefaroplastia secundaria para su corrección.
  • d - Asimetría del surco
    La asimetría es la complicación más frecuente de este procedimiento. La mejor táctica para evitarla es el marcado preoperatorio antes de la infiltración anestésica, considerando las diferencias anatómicas entre hombres y mujeres. Se corrige con cirugía secundaria de los párpados. 

Malposición del párpado inferior

  • a - Ectoprion y Retracción palpebral
    Probablemente la complicación postoperatoria más frecuente que afecta a la blefaroplastia del párpado inferior es el ectropión y la retracción.
    Los cuatro factores más importantes causantes del mismo son: una intervención excesiva en la lámina anterior, atonía o flaccidez del párpado inferior, debilitamiento de los tendones cantales y cicatrices del septo orbitario. Se corrije con blefaroplastia secundaria.
  • b - Hipo o hipercorrección de la piel o grasa
    La extirpación de una cantidad excesiva de piel o grasa de la parte central, la primera es una causa frecuente de la retracción del párpado inferior y ectropión después de una blefaroplastia. La segunda origina produce ojeras y hundimiento. Pueden  ser evitadas mediante una excisión cuidadosa de la lámina anterior durante la cirugía, o con la correcta extracción de grasa. Se solucionan con cirugía secundaria de los párpados.