George Clooney y el cuidado de su imagen a los 50 años

12 julio, 2011Actualidad
El paso del tiempo acrecienta los mitos, pero puede resultar inclemente para las estrellas que parecen basarlo todo en el atractivo físico de una juventud escurridiza y siempre engañosa. Él nunca ha ocultado sus canas y puede –como murmuran los especialistas en el tema– que se haya sometido a alguna cirugía plástica. Sin embargo, no parece preocuparle convertirse (al estilo de aquel Cary Grant siempre impecable) en galán otoñal. Hoy se cumplen 50 años del nacimiento, en Lexington (Kentucky), del actor y director George Clooney, uno de los rostros más famosos de Hollywood.
El tiempo no parece pasar para el líder de la serie Ocean’s eleven. En 1997 era elegido por People Magazine como el “hombre más sexy”, título que la revista le revalidó en EL 2006. Clooney alterna el inevitable escaparate de las celebridades con una intensa labor a favor de los desfavorecidos.
El pasado mes de enero incluso superó la malaria contraída en uno de sus periódicos viajes a Sudán. Entrevistado al respecto por la CNN, el actor bromeó sobre el particular: “Creo que un mosquito, en Juba, me vio y pensó que yo era el bar”.
Hijo del periodista televisivo Nick Clooney, con sólo siete años de edad George ya asistía como invitado al plató, aportando su visión infantil en alguno de los debates. Su destino estaba predestinado, pero con el tiempo abandonó su trabajo como periodista televisivo para no hacerle sombra a su progenitor. De él heredaría un talante progresista, aunque no su carácter colérico cuando alguien disentía de sus ideas políticas. George Clooney suele recordar que cuando acudía con su padre a comer a casa de alguien que les había invitado, él siempre pedía repetir el primer plato. “Era una medida de precaución, porque mi padre empezaba discutir de política con el anfitrión y nos marchábamos antes de que sirvieran el segundo plato”.
Los comienzos de Clooney en el mundo artístico fueron poco prometedores. Su primo Miguel Ferrer (hijo de los actores Jose Ferrer y Rosemary Clooney) le consiguió un primer trabajo en una película que nunca llegaría a estrenarse. Para entonces, el joven Clooney ya se había trasladado a Los Ángeles, donde vivía en el apartamento de un amigo, “a veces en el armario, si él estaba con una chica”. Probó suerte en el medio televisivo y fue una serie, Urgencias (donde en 1994empezó a encarnar el personaje del doctor Doug Ross), su vehículo hacia la fama.
Su primer salario importante en el cine fue de 250.000 dólares, para actuar con Quentin Tarantino en Abierto hasta el amanecer, película dirigida en 1996 por Robert Rodríguez. Al año siguiente ya cobraba tres millones de dólares por protagonizar Un día inolvidable, al lado de Michelle Pfeiffer. En 1997, sus honorarios por encarnar a Batman/Bruce Wayne en Batman y Robin ascendieron a diez millones. Él ya era una estrella cinematográfica. Entre 1989 y 1993 estuvo casado con la actriz Talia Balsam, hija de Martin Balsam, gran secundario que actuó en Psicosis y Desayuno con diamantes. Ha sido su único matrimonio y a Clooney se le han adjudicado una larga lista de romances, (Cindy Crawford, Lisa Kudrow, Cameron Díaz, Courtney Cox…) la mayor parte desmentidos por él mismo. Mantuvo una relación de un par de años con Krista Allen, su compañera de reparto en Confesiones de una mente peligrosa, película que él mismo dirigió en 2002. También con la joven actriz televisiva Sarah Larson, con quien en 2007 sufrió un aparatoso accidente de motocicleta.
Mejor camino parece llevar su idilio con la italiana Elisabetta Canalis, aunque Silvio Berlusconi haya aireado que la pareja había visitado alguna vez su residencia de Arcore, escenario de las orgías que se le imputan al primer ministro italiano. En cualquier caso, y una vez llegado a la categoría de cincuentón, lo que realmente interesa de Clooney es que siga colocándose a ambos lados de la cámara en películas tan notables como Buenas noches y buena suerte o Ella es el partido. O, sólo como intérprete, en Syriana, donde era un veterano agente de la CIA que descubre que está siendo utilizado por empresarios y políticos corruptos, película que el 2006 le reportó el Oscar como actor de reparto. Fuentes Especializadas.