Cirugía secundaria y tratamientos para los damnificados de Elixir Clinic

En la zona alta de Barcelona, la clínica ilegal Elixir Clinic fué denunciada por más de treinta pacientes, allí se  infiltraba botox y silicona líquida de forma irregular. Segun la información prestada por los Mossos d’Esquadra, la mayoría de denunciantes son de la capital catalana y del área metropolitana, pero también hay damnificados procedentes de Islas Canarias, Ibiza y Nueva York,Las que sufren más lesiones son las que se sometieron a tratamientos hace diez años.

Estas mujeres manifiestan sufrir dolores, infecciones, herpes labiales, granulomas y migración de la silicona, afectaciones a nivel sistémico con enfermedad autoinmune que pueden llegar a producir problemas de tiroides y cardíacos.   En algunos casos, las denunciantes han requerido tratamiento quirúrgico reparador (cirugía secundaria) para extraer los restos de silicona líquida infiltrada en el tejido muscular, y en los casos más extremos se han llegado a registrar casos de intervenciones quirúrgicas como liposucciones realizadas en despachos de la clínica, en lugar de quirófanos.

La mayoría de los tratamientos faciales se hicieron utilizando un producto que la gerente denominaba bipolimer y que aseguraba que servía para dar volumen permanente, aunque en realidad se trataba de silicona líquida, una sustancia prohibida para estos usos y que adquiría en el mercado negro.

Las denunciantes han explicado que la forma de engañar se basaba en un trato exquisito, una buena apariencia y una primera visita donde se asesoraba a los clientes sobre todo los tratamientos que podían recibir para mejorar su imagen con información impresa que incluía precios y descuentos si se abonaba el dinero en metálico.

Debido al problema de salud pública existente y las dimensiones del caso, la policía ha recomendado a las personas que se hayan realizado algún tratamiento en este centro que llamen al teléfono de Sanitat Respon –el 061– para recibir asesoramiento y llevar a cabo una revisión médica.

Las detenidas llevaban en esta clínica, de la que compraron el traspaso, desde octubre de 2010, y en ella tenían el despacho dos médicos que iban esporádicamente, que le daban apariencia de legalidad, pese a que no tenían ninguna autorización para realizar este tipo de operaciones, por lo que la Consejería de Salud la ha clausurado.   En esta clínica se usaba botox que suele ser prescrito por un médico y silicona líquida, sustancia que está prohibida en este tipo de operaciones.

Si te encuentras en esta situación y deseas consultar con nuestro experto en cirugías secundarias, el dr. Fernández Blanco, escríbenos a info@drfernandezblanco o déjanos tu inquietud en nuestro Facebook, te responderemos inmediatamente http://www.facebook.com/pages/Cl%C3%ADnicas-de-Cirug%C3%ADa-Y-Medicina-Est%C3%A9tica-DrFern%C3%A1ndez-Blanco/175259475818553