Los excesos en cirugia estética: caso real

Este personaje conocido y polémico, nacido en Argentina, popular empresario, actor y showman Ricardo Fort ha fallecido  a los 45 años de edad de un paro cardiorespiratorio en un hospital de Buenos Aires donde se encontraba ingresado por una afección en la rodilla y una fractura de fémur.

Multimillonario y heredero de la empresa del mismo nombre, tenía pánico a envejecer, y no dudaba en someter su piel y su cuerpo a tratamientos estéticos de todo tipo.

Sufría de fuertes dolores de columna y de rodillas por sus afecciones y tomaba grandes dosis de drogas y antinflamatorios potentes para reducir ese estado.

Desde muy joven quiso ser famoso y empezó su carrera en los quirófanos, con cirugías estéticas faciales, primero fue una rinoplastia, luego un minilifting y blefaroplastia (cirugía de los párpados). Más adelante y para embellecer su torso, se puso implantes de pectorales, y se sometió a infinitas liposucciones de todo tipo.

También se sometió a los excesos del botox e implantes de pómulos y rellenos faciales.

“El Eligió vivir de esta manera, el priorizó su profesión quizá a su salud, pero el hizo lo que soñó, y lo plasmó en cada obra, en cada canción, en cada aparición que hizo… gracias ídolo por todo lo que nos diste, lo que nos enseñaste, lo mucho que nos regalaste.. por siempre en nuestro corazón.. por siempre a full..como a vos te gustaba”, señala la página de Facebook del millonario empresario”.

El exceso en cirugía plástica generan resultados indeseados, caras acartonadas y ausentes de belleza y naturalidad. Por ello siempre debes consultar con un cirujano responsable y cualificado.

Si deseas corregir los resultados indeseados de cirugías anteriores, consulta con nuestro experto en cirugía secundaria, el dr. Fernández Blanco.

www.drfernandezblanco.com

https://www.facebook.com/pages/Cl%C3%ADnicas-Fern%C3%A1ndez-Blanco-de-Cirug%C3%ADa-y-Medicina-Est%C3%A9tica/175259475818553