Retirar los biopolímeros, más vale tarde que nunca

18 febrero, 2015Cirugía Secundaria

Relleno de silicona en labios

No es un asunto habitual en los informativos de nuestro país, lo cual sin duda es una buena señal. Sin embargo, en otras zonas del mundo la cuestión se ha mantenido durante meses, años incluso, en el primer plano de la actualidad. Hablamos del uso del aceite de silicona, también conocido como biopolímero, el relleno que más se ha utilizado en la historia de la medicina estética en cara, labios, mejillas, glúteos y mamas. Con resultados terribles.

Eso fue así hasta que los profesionales y las autoridades sanitarias se dieron cuenta de su alta toxicidad y del riesgo que suponían, y exigieron su prohibición. En algunas regiones del mundo, como Venezuela y otros países de América Latina, los ciudadanos llegaron a organizarse en ONG que batallaron para lograr su retirada. Así, el pasado 5 de septiembre se aprobó en La Habana (Cuba), la Ley Marco por la que se Regula, Controla y Fiscaliza el Uso y Aplicación de Sustancias de Rellenos (Biopolímeros) en América Latina y el Caribe.

“La presente ley, tiene por objeto proteger la vida, la integridad física y psicológica de las personas en Latinoamérica y el Caribe”, dijo Francisco García, presidente de la comisión de Salud del Parlamento Latinoamericano. “Con esta ley se van a preparar permanentemente campañas de educación, difusión en los medios de comunicación social, sobre el riesgo de los tratamientos estéticos y sustancias de relleno en colegios, universidades, lugares públicos. Para proteger la salud de las personas”.

Afortunadamente, pues, las cosas han cambiado. Pero el veto legal llegó demasiado tarde para muchas personas que siguen afrontando las consecuencias de errores anteriores, entre las más habituales, el desplazamiento del relleno por la acción de la gravedad, la inflamación y la decoloración de los tejidos circundantes, la formación de granulomas o la infección de la zona receptora. Todas ellas son complicaciones habituales y contra todas ellas hay que luchar retirando los biopolímeros en cuestión.

En nuestras clínicas lo sabemos bien, somos especialistas en intervenciones de extracción de biopolímeros como la cirugía secundaria de labios o queiloplastia secundaria, que permite eliminar deformaciones o anomalías en los labios provocadas por un exceso de material sintético.

La tarea no es sencilla, exige pericia para realizar la mayor remoción posible del biopolímero (dificultosa y complicada ya que infiltran los tejidos circundantes) sin sacrificar en demasía los tejidos circundantes. Pero hay que afrontarla para conjurar riesgos mayores, y la experiencia nos dice que el resultado merece la pena.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).