4 cosas que debes hacer antes de una operación de pecho

aumento-de-pecho

Ya os hemos comentado en alguna ocasión que la cirugía de la mama es la intervención quirúrgica estética más frecuente en España, una circunstancia de la que nosotros podemos dar fe diariamente.

Porque diariamente acuden a nuestros centros mujeres que desean someterse a mamoplastias de aumento (corrección del volumen de la mama mediante el implante de una prótesis), de reducción (la intervención quirúrgica que permite la disminución del tamaño de los senos) o secundarias (las que se hacen para corregir los resultados desfavorables de una cirugía anterior).

Y también confían en nosotros muchas mujeres que necesitan someterse a la corrección quirúrgica de la caída mamaria sin reducción del volumen de los senos (intervención conocida como “mastopexia”), de la llamada mama tuberosa (que es una malformación que se presenta desde el desarrollo puberal y puede afectar a una o ambas mamas) y de la bastante común asimetría mamaria.

Precisamente porque lo sabemos, y porque nos consideramos especialistas en cirugía de mamas, apreciamos en lo que valen las reglas que la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) ha establecido para guía y orientación de todas aquellas mujeres que están pensando realizarse un aumento de pecho y que vienen a decir:

  1. Comprueba que el cirujano al que acude está en posesión de la titulación oficial de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Sólo así serás operada por un profesional cualificado, en un centro hospitalario o clínica con los recursos sanitarios, tecnológicos e  higiénicos necesarios.
  2. Evita intermediarios o agentes comerciales que trabajan en algunas clínicas. Acude directamente a un cirujano plástico miembro de la AECEP.
  3. En las consultas previas, estudia con el cirujano todas las opciones de prótesis y técnicas disponibles. Asegúrate de que firmas un consentimiento informado antes de la operación. Es más, tras la intervención el cirujano tendrá que entregarte la tarjeta de identificación de las prótesis implantadas.
  4. Acude periódicamente a revisiones con el cirujano plástico que te ha operado, normalmente cada año. Las prótesis mamarias tienen una vida útil limitada.

Recuerda: por muy estética y plástica que sea, la cirugía que practicamos es, fundamentalmente, una actuación médica y como tal hay que abordarla, con respeto por sus procedimientos, conscientes de los riesgos y en la certeza de que nos ayudará a superar dificultades.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).