Dudas frecuentes sobre el aumento de glúteos

23 abril, 2018Cirugía Estética

Dudas frecuentes sobre el aumento de glúteos

El aumento de glúteos es una solución estética para aquellas personas cuyas nalgas presentan un aspecto aplanado y poco favorecedor. Mediante la implantación de prótesis en las nalgas, se lograrán unos glúteos con mayor volumen y un cambio en su forma, obteniendo así un perfil más atractivo.

La gluteoplastia es una cirugía extremadamente popular en Latinoamérica, siguiendo los cánones de belleza de estos países, que dictan glúteos muy voluminosos para las mujeres. No obstante, esta cirugía también es popular en España, donde los y las pacientes demandan conseguir una forma más estética en sus glúteos. Quien acude a la consulta quiere lograr un volumen mayor en unas nalgas poco desarrolladas o una proyección más atractiva para su perfil, en el caso de que los glúteos estén caídos.

Los implantes que se utilizan en el aumento de glúteos están hechos de materiales de la más alta calidad y con resultados probados. Para su fabricación se emplea gel de silicona (al igual que las prótesis para el aumento de mamas), que presentan una gran resistencia, debido a que la zona en que se introducirán lo requiere. Además, no existe riesgo de un posible encapsulamiento después de la operación, debido a las características de esta zona.

Ya que la zona es vital en el día a día y para evitar incomodidades, los implantes quedan alojados en la parte de la nalga que coincide con el lugar donde se guarda la cartera del pantalón. De este modo, se busca que el paciente no se apoye directamente en las prótesis cuando se siente.

El tipo de prótesis elegida (con forma de almendra o con forma redonda) dependerá del resultado buscado y de las recomendaciones del cirujano. Durante las consultas previas a la operación, el doctor en cirugía analizará la zona y, en función de los resultados deseados por el paciente, elegirá la mejor opción. En este tipo de intervención, la colocación de la prótesis debe ser especialmente cuidadosa, para lograr al mismo tiempo cumplir con las expectativas del paciente y alcanzar simetría en el aspecto de ambas nalgas.

Respecto a la intervención, se trata de una operación relativamente sencilla y durará alrededor de una hora. Durante el procedimiento, el paciente será sometido a una anestesia general. Así, se logrará la máxima relajación en el músculo del glúteo, algo especialmente importante para obtener los mejores resultados.

Tras la operación, el paciente podrá reincorporarse a su vida normal en 48 horas. No obstante, en este periodo postoperatorio, deberá ser cuidadoso con las posturas que adopte durante el reposo. Por ejemplo, se le aconsejará que no duerma de lado, para evitar someter a la sutura a presión.