Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

No es lifting todo lo que reluce

lifting cervico facial

Si nos dieran un euro cada vez que oímos la expresión “Fulanita se ha hecho un lifting”, podríamos dejar de trabajar. Vale, es una exageración. Pero lo cierto es que se oye hablar de ello con extraordinaria frecuencia…

Por hablar y escribir con propiedad, cuando decimos “un lifting” nos estamos refiriendo al lifting cervico-facial o ritidectomía, intervención quirúrgica que consiste en remodelar los tejidos del rostro contrarrestando los efectos producidos por el paso del tiempo. Y si escribimos “remodelar los tejidos” es porque para lograr resultados estéticos óptimos, el cirujano actúa tanto sobre la piel, como en los tejidos profundos.

Pero tampoco nos ajustaríamos a la realidad médica si habláramos de “lifting cervico-facial” sin mayores precisiones, por cuanto los hay de dos tipos, dependiendo del tipo de operación que se necesite.

Así, está el llamado lifting mínimo o “lifting de fin de semana” al que se someten pacientes relativamente jóvenes (35/40 años) que quieren recuperar el tono de la piel. Es decir, su objetivo no es quitar años a un rostro joven, sino refrescarlo, devolviéndole tersura y lozanía perdida.

Y luego están los liftings completos, adecuados para personas más mayores que lo solicitan porque el envejecimiento afecta a los tres tercios del rostro.

Para estos últimos, además, son convenientes procedimientos adicionales no quirúrgicos, dado que por regla general (lógico por su edad) presentan una piel fotoenvejecida, deshidratada, manchada, con epidermis gruesa, etc.

Uno de los temores que surgen en las conversaciones con nuestros pacientes es si la ritidectomía borra la expresión de la cara. Podemos tranquilizarles: si está bien ejecutada, no.

Lo que los cirujanos no pueden evitar, por expertos y habilidosos que sean, son las cicatrices. Quedan disimuladas, pero quedan. Siempre.

En cuanto a la duración del resultado, es esencial que los pacientes sepan que, dependiendo de la técnica quirúrgica y de los cuidados que ellos mismos procuren a su piel, puede oscilar entre cinco y diez años. Para optimizar los resultados es imprescindible que el paciente cuide e hidrate su piel y, desde luego, que tome el sol lo menos posible y siempre con protección.

Ah, y un último apunte. Porque a todos nos impone respeto entrar en quirófano, los pacientes suelen preguntarnos si existen técnicas no quirúrgicas que ofrezcan los mismos resultados. Sería estupendo que las hubiera pero no, no las hay.

De hecho, cuando surge una vía alternativa eficaz, las técnicas quirúrgicas desaparecen y, evidentemente, éste no es el caso. Quizá algún día…

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *