Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Las ninfas también se operan

Ninfoplastia o labioplastia vaginal

En alguna ocasión hemos mencionado el apuro que a algunas personas les causa hablar de las operaciones de cirugía estética a las que se han sometido, o a las que se piensan someter. Es un pudor comprensible, aunque a veces choque, porque cuando los resultados saltan a la vista negar el paso por quirófano es absurdo.

Pero ese recato existe.

Y si existe cuando se trata de procedimientos, por así decirlo, normalizados cómo no se va a dar en todo lo relacionado con intervenciones íntimas, esas a los que nunca nos someteríamos por moda o capricho, esas cuyo resultado sólo conocerán la protagonista y su pareja, esas que no comentamos con nadie. Con nadie.

Nos referimos, por ejemplo, a la ninfoplastia o labioplastia vaginal, es decir, la cirugía estética de los labios menores vaginales, denominados también ninfas.

Quizá nunca hayas pensado que puedes necesitarla… Tal vez sufras molestias o dolor durante el acto sexual, o cuando te pones prendas ajustadas, unos pantalones ceñidos, pero te hayas resignado porque no creías posible hacer nada al respecto. O tal vez se trate de un mero problema estético, para el que no sabías que hubiera solución.

La buena noticia es que la hay, hay solución para un problema más frecuente de lo que parece, entre cuyas causas están el paso de los años (los labios se descuelgan, pierden su forma) y razones de origen genético o adquiridas.

Mejor aún: generalmente, los resultados de la ninfectomía, una cirugía estética rápida, poco dolorosa, ambulatoria y eficaz, son muy buenos.

No obstante, es posible que el resultado no sea el deseado. Y es más habitual de lo deseable que lleguen a consulta pacientes insatisfechas, víctimas de una mala técnica quirúrgica, en busca de una segunda oportunidad.

En esos casos, se impone proceder a una ninfoplastia secundaria, que restaurará una anatomía correcta, corregirá asimetrías, que en algunos casos puede requerir rellenar con grasa propia del paciente los labios mayores (es el llamado lipofilling) para así mejorar el resultado estético.

En definitiva, que la resignación no es una buena opción. Recuerda que este problema tiene solución. Que el pudor mal entendido no te impida abordarlo.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *