Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Rinoplastia secundaria. Principales causas

Rinoplastia secundaria. Principales causas

La mejor garantía a la hora de someterse a una intervención de rinoplastia es ponerse en manos de un cirujano experto; esto reducirá considerablemente las posibilidades de que el resultado sea uno no deseado y que haya que someterse a una segunda intervención para corregir los errores o defectos de la primera.  Resulta mucho más traumático el tener que recurrir a retoques que el asegurarse desde un principio de que el cirujano que nos va a operar  tiene experiencia y le respaldan unos buenos resultados previos.

Si nos encontramos ante la necesidad de esa segunda cirugía, de nuevo debemos buscar a un cirujano experto en este caso en rinoplastia secundaria y reparadora.

Los principales motivos causantes del aumento de cirugías de nariz secundarias son el aumento de rinoplastias en sí mismo, lo que produce un aumento también en el número de pacientes descontentos; que se trata de una cirugía en algunos casos muy compleja y que como decíamos requiere de las manos expertas de un profesional cualificado; así como el uso de materiales defectuosos de relleno. También encontramos casos en los que se hace necesaria una rinoplastia secundaria  debido a imprudencias del paciente en el proceso de recuperación.

El aumento en el número de cirugías de nariz con malos resultados está directamente relacionado con el aumento del intrusismo profesional, por lo que es fundamental ponerse en manos de personal con la titulación necesaria.

¿Cuáles son las causas que llevan a un paciente a buscar una segunda operación? En primer lugar, la aparición de nuevos “defectos” o “deformidades”, y en segundo lugar el fracaso en los resultados a la hora de corregir aquello que se pretendía mejorar. En menor porcentaje, también es común que algunos pacientes dejen de sentirse a gusto consigo mismos, al perder rasgos que les eran muy identificativos. Otros que han quedado medianamente satisfechos buscan conseguir resultados aún mejores para quedar satisfechos al 100%, y en muy pocos casos se da que la causa sea un problema respiratorio que no se ha conseguido corregir.

Que aparezcan nuevos defectos que corregir responde habitualmente a una resección excesiva por parte del cirujano, que requerirá en segundas operaciones de la colocación de injertos.

La rinoplastia secundaria añade un grado de dificultad con respecto a la primaria, ya que se trabaja sobre estructuras que ya han sido modificadas y cuya disposición es más compleja de valorar. Por ello requieren un análisis mayor y más exhaustivo para determinar la necesidad o no de completar estructuras mediante injertos de hueso y/o cartílago.

 

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *