Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Cirugía Íntima

Cirugía Íntima

La cirugía íntima ha experimentado a lo largo de los últimos años un incremento considerable en cuanto a número de operaciones. Aún está a mucha distancia de otras cirugías como la de aumento de pecho o la rinoplastia, pero su incremento es muy destacable teniendo en cuenta que es una cirugía relativamente nueva.

Las pacientes son obviamente mujeres, de edades comprendidas entre los veinte y los cincuenta años, que persiguen mejorar la estética de su zona íntima, dándose casos también en los que se busca una mayor funcionalidad en la práctica sexual o deportiva.

Son intervenciones acerca de las que aún hoy en día cuesta hablar por pudor, así que intentaremos arrojar luz ante las cuestiones que más plantean las pacientes.

También llamada cirugía vaginal, es aquella que se realiza en la zona genital femenina, ante un problema estético que puede afectar psicológicamente, y que persigue rejuvenecer y embellecer la zona. Mujeres que han visto alterado su perineo tras un parto, o sencillamente aquellas que buscan que sea más armonioso o simétrico son las candidatas habituales de esta cirugía.

La cirugía íntima consigue mejorar el aspecto de la vulva y corregir defectos congénitos o adquiridos.

Principalmente la paciente que va a consulta para una cirugía íntima busca reducir el tamaño de los labios menores, o cambiar su forma. También puede realizarse para los labios mayores, aunque es mucho menor. Cualquier intervención que afecte a los labios es conocida como labioplastia.

La intervención conocida como clitoplastia persigue esconder un clítoris hipertrofiado. Principalmente se realiza en hombres transexuales.

Otra de las intervenciones posibles es la liposucción del pubis o monte de Venus, que a veces acumula grasa o presenta unos tejidos flácidos o excesivos.

Para mejorar la elasticidad y recuperar el tono muscular por ejemplo tras varios partos, algunas mujeres se someten a un estrechamiento vaginal, eliminando de este modo posibles molestias y mejorando las relaciones sexuales, así como el aspecto de la vagina. También es eficaz contra los problemas de incontinencia urinaria.

En menor medida, algunas pacientes buscan la reconstrucción del himen, por razones culturales o sociales.

En cualquiera de las intervenciones no es necesaria la hospitalización y la recuperación es rápida. Las molestias pueden ser persistentes, aunque se reducen gracias a la medicación y a las indicaciones del cirujano.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *