Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

¿Qué es un drenaje linfático y cuáles son sus beneficios?

¿Qué es un drenaje linfático y cuáles son sus beneficios?

El drenaje linfático contribuye a que el sistema linfático del cuerpo humano realice sus importantísimas funciones de forma adecuada. Además, tiene numerosos beneficios en estética y salud, y está indicado para aliviar problemas muy variados, desde mejorar la celulitis hasta apoyar a los procesos postoperatorios de la cirugía estética.

El sistema linfático es el encargado de transportar linfa, un líquido compuesto de glóbulos blancos que, al circular más despacio que la sangre, se satura con facilidad por diferentes causas (una mala alimentación o la toma de poca cantidad de agua son solo algunas de ellas). A través del sistema linfático, el cuerpo humano elimina toxinas y deshechos. También contribuye en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, interviene en la absorción de vitaminas y evita la acumulación de grasa y líquidos. Cuidar de él es, por lo tanto, vital.

Durante el proceso del drenaje linfático, el profesional aplicará un masaje manual con movimientos de presión suaves y repetitivos para mover (drenar) la linfa estancada. Gracias a esta técnica, se pueden conseguir numerosos beneficios además de corregir algunos problemas.

  • Favorece la circulación. Esto puede desembocar en múltiples efectos, desde una mejora en el aspecto de la celulitis o las varices hasta contribuir a un mejor aspecto general de la piel. A su vez, ayuda a eliminar arrugas, bolsas y marcas de acné.
  • Alivia la retención de líquidos y la pesadez de piernas que se produce, por ejemplo, durante el embarazo o por las altas temperaturas del verano.
  • Estimula el sistema inmunológico, es decir, aumenta las defensas que, naturalmente, nos protegen de enfermedades.
  • Contribuye a una pronta recuperación durante los procesos postoperatorios de cirugía estética, colaborando en la regeneración de tejidos y en una correcta cicatrización. También facilita la eliminación de edemas e hinchazón y, en general, posibilita una mejoría en el paciente. Será por tanto interesante que el mismo cirujano responsable de la operación pueda dar las pautas pertinentes para cada caso concreto en el postoperatorio. El drenaje linfático suele recomendarse después de someterse a una liposucción, a una cirugía de prótesis de mama, a una abdominoplastia o a la cirugía facial en general.
  • Como casi cualquier masaje, favorece un estado de relajación, actuando contra el estrés y la ansiedad. Asimismo, también puede proporcionar alivio a pacientes que sufran estados de dolor intensos, actuando como un sedante natural.

Sus múltiples beneficios se sienten de forma inmediata pero no se mantendrán para siempre. Por ello, tras un drenaje linfático será importante mantener el cuidado del sistema.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *