Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Cuándo recurrir a una blefaroplastia secundaria

Cuándo recurrir a una blefaroplastia secundaria

La blefaroplastia es la cirugía que corrige la apariencia de los párpados. Tras someterse a esta operación, pueden aparecer problemas estéticos y funcionales cuya solución pasa por volver al quirófano y someterse a una blefaroplastia secundaria.

La cirugía de párpados es una intervención muy compleja en la que la destreza del cirujano es imprescindible. Hay varias razones por las que un paciente puede no quedar satisfecho con una primera intervención, todas ellas solucionables acudiendo a un experto en cirugía secundaria de párpados.

En primer lugar, puede ocurrir que la estética final no sea del agrado del paciente. Por ejemplo, se puede dar el caso del llamado ojo redondo, donde la esclera (la parte blanca del ojo) sea demasiado visible. En este caso, hay una recesión de la piel excesiva que se puede corregir volviendo al quirófano.

Otro problema estético es la aparición de una órbita hundida, en cuyo caso la piel del párpado superior cae por delante, cubriendo las pestañas. Un cirujano experto en cirugía secundaria podrá corregirlo realizando un injerto de grasa en la bolsa superior.

Puede darse también que el canto externo del ojo quede caído tras la cirugía anterior. En este caso, será necesario elevar el canto colocando unos puntos en la zona o haciendo un injerto de piel. Asimismo, en algunas ocasiones se presenta una asimetría entre los contornos de ambos ojos que podrá solucionarse con una cirugía secundaria.

En otros casos surgen problemas funcionales, que causan molestias en el paciente y que podrían agravarse. Es el caso del ectropion, cuando el párpado se revierte y hace que el paciente sufra un lagrimeo constante. Es el siguiente paso a la aparición del ojo redondo, y se corregirá mediante un injerto de piel en la zona.

Puede suceder que el paciente tenga problemas para cerrar el párpado superior. Esto puede devenir en la aparición de úlceras corneales, ya que por la noche el ojo no estaría recibiendo una lubricación correcta. Para corregirlo se recurrirá a una nueva cirugía de párpados en la que se hará un injerto de piel.

También será necesario tratar con una nueva cirugía la aparición de granulomas. Se trata de una reacción que puede aparecer al realizar injertos (en este caso, las sustancias de relleno introducidas en el párpado inferior para combatir los signos de la edad). Mediante una cirugía secundaria, puede optarse por resecar el granuloma y eliminarlo, o por realizar una incisión en el granuloma para suprimirlo.

Muy raramente (un 0,04% de los casos) puede ocurrir que se manifieste una pérdida de visión tras una cirugía de párpados, en cuyo caso será importante acudir a una clínica experta en cirugía secundaria que pueda solventar el problema.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *