Los tratamientos de medicina estética son todos aquellos que se aplican para mejorar la apariencia, sin emplear ningún método invasivo en el paciente, mayormente con resultados inmediatos, no requieren anestesia local, volviendo a tu vida diaria sin inconvenientes. Entre los más conocidos y solicitados, se encuentran los tratamientos de rejuvenecimiento facial: toxina botulínica, rellenos, hilos, bio-regeneradores y estimuladores del colágeno,indicados para tratar las arrugas y flacidez de la cara, cuello y escote, que se producen por la pérdida de elastina y colágeno, como consecuencia principalmente de la edad, el tabaco, y un exceso de exposición a los rayos ultravioletas; pero también las imperfecciones cutáneas, pérdidas de volumen o luminosidad.