Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Estudio publicado en EE.UU: sol y cáncer de piel

Todos sabemos lo nocivo que  puede ser la exposición prolongada y continuada a los rayos solares, con esta nota queremos concientizarte de la importancia que tiene protegerse dado que la  prevalencia de cáncer es cada día mayor y en personas más jóvenes.

Las radiaciones solares son de tres tipos: luminosas, caloríticas y ultravioletas, éstas son las que producen la síntesis de un pigmento denominado “melanina”, que es la que broncea nuestra piel, una reacción para protegerla de esas radiaciones ultravioletas.

La melanina se encuentra en las células de las capas más profundas de la piel, en los melanocitos, por un mecanismo de transferencia asciende a las células epiteliales, las más superficiales, que suben a su vez hasta el estrato córneo superficial y crean una verdadera barrera a la penetración de los rayos ultravioleta. Si no estuviéramos protegidos por la melanina, se romperían las pequeñas arterias de la piel y se destruiría el tejido que une la estructura de las células.

Pero cuando la producción de melanina es excesiva hay alteraciones en la piel y se acelera el envejecimiento. Pero la enfermedad más grave es el cáncer de piel, que lo sufren con mayor incidencia las personas de pieles claras, puesto que fabrican más melanina que lo normal.

En los últimos estudios presentados se ha determinado que  el nivel de melanina aumenta en personas de acuerdo a su ubicación geográfica, en en los  europeos se dobla cada diez años, y en regiones como Arizona o Nuevo México, en Estados Unidos, hasta se cuadruplica.

El melanoma es un tumor cutáneo que se puede sospechar por la presencia de un lunar o mancha habitual que cambia de forma, de color, de textura o de tamaño, o que sangra, pica o duele. Esta enfermedad tiene en la melanina su principal causante, ya que si su porcentaje es alterado de forma importante, aumenta la posibilidad de desarrollar el cáncer de piel.

El efecto más benigno del sol sobre la piel son los rasgos de envejecimiento, y el más perjudicial es la posibilidad de generar melanomas malignos, que de no ser detectados y tratados rápidamente, pueden llegar a ser fatales. Este tipo de tumores, que habitualmente afectaba a personas que trabajaban al aire libre  y de edad superior a los 50 años, ha aumentado considerablemente entre la población más jóven, debido fundamentalmente a la escasa protección con la que se toma el sol en los meses de verano.

El problema de la radiación solar es parecido al de cualquier otro tipo de rayos. Los efectos del sol se acumulan en nuestro organismo durante toda la vida, y acaba teniendo capacidad de lesionar gravemente nuestra piel, de ahí que cada vez sea mayor la preocupación por broncearse con lociones protectoras, ya que cuanto mayor sea el índice de protección de una crema, menos negativo será el sol para nuestra piel.

Desde que se ha dado la alarma de los peligros que puede provocar el sol, la propaganda de los bronceadores que ponían moreno en poco tiempo ha desaparecido y se ha pasado a promocionar cremas de gran protección solar, para evitar daños en la piel. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la conveniencia de tener en cuenta ciertos peligros que corre la piel expuesta al sol si está mal nutrida, cubierta con productos incorrectos o sometida a gestos innecesarios.

Los estudios indican que las cremas protectoras solares no evitan totalmente el cánder de piel y no deberían inducir a tomar el sol descuidadamente, según un estudio realizado en el Anderson Cancer Center de Huston, publicado en 1994. Los expertos advierten que los casos de melanomas aumentan en el mundo entero y señalan que además de usar cremas, la mejor protección consiste en taparse el cuerpo y llevar sombrero.

Según estudios de las Naciones Unidas, para 1996 los casos de cáncer de piel aumentarán en un millón de personas en todo el mundo debido sobre todo a la intensidad de las radiaciones solares debido a la disminución de la capa de ozono.

En Estados Unidos la incidencia del melanoma se ha incrementado drásticamente durante las dos últimas décadas, según indica un informe de los Centros de Control de la Enfermedad de Atlanta (CDC) en Georgia. Según este estudio, publicado en mayo de 1995, la incidencia del cáncer de piel se incrementó en este país en un 34,1 por ciento entre 1973 y 1992, lo que coloca al mismo en el tercer puesto de la lista de cánceres más temidos en Estados Unidos. La CDC estima que a lo largo de 1995 más de 7.200 personas fallecerán en USA como consecuencia de un melanoma maligno.

Todas las investigaciones sobre cáncer se orientan hacia la creación de cremas que protejan la piel del sol, a través de la creación artificial de elementos que la componen. Así, en Washington se ha conseguido un bronceador a base de melanina natural. Esta sustancia, producida por la piel para protegerse de agentes externos, parece tener aplicación en los distintos tratamientos de los diferentes tipos de cáncer de piel, incluso en el del melanoma maligno.  Estos científicos basan sus investigaciones en que la melaninapuede contribuir satisfactoriamente a la prevención del cáncer de piel, ya que esta sustancia la produce el organismo para protegerse de las mutaciones celulares que puede provocar el sol y que inciden en la mutación cancerosa de las células de la piel.

Por otro lado, un grupo de científicos ha descubierto una sustancia que protege a las pieles sensibles de las quemaduras y puede ayudar en la lucha contra el cáncer de la piel. Este descubrimiento permitirá disponer por primera vez de la Beta Carotena natural (forma vegetal de la vitamina A), que hasta ahora sólo sólo se hacía con un preparado sintético.

Esta sustancia es uno de los principales agentes de limpieza de los denominadoss “radicales libres”, moléculas perjudiciales que envejecen el organismo y están vinculados con muchas enfermedades degenerativas, por lo que estos científicos afirman que la Beta Carotena natural puede ayudar a reducir la incidencia de cuiertos tipos de cáncer de piel y retrasar el proceso de envejecimiento.

En Estados Unidos, país altamente preocupado con el tema, se están experimentando continuamente nuevos tratamientos contra el cáncer de piel, uno de ellos combina Interlukin-2 con linfocitos -células anticancerígenas- sacadas del propio tumor. Este tratamiento fue desarrollado en 1985 por el doctor Steven Rosenberg, del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

Otro fármaco que en la actualidad se está investigando es el “Accutane”, elaborado a partir de la vitamina A, en principio ideado para combatir el acné, ha dado muy buenosresultados en el tratamiento del cáncer de piel, pero Los investigadores esperan que ofrezca una protección contra el cáncer de piel, el de mayor incidencia entre la población blanca de Estados Unidos, según el doctor Kenneth Kraemer, dermatólogo del Instituto Nacional del Cáncer.

Si quieres consultar, y te interesa este tema, escríbenos a contacto@drfernandezblanco.com o entra en nuestro Facebook, http://www.facebook.com/browse/page_fans/?page_id=134102976640573&ref=notif&notif_t=page_new_likes#!/pages/Cl%C3%ADnicas-de-Cirug%C3%ADa-Y-Medicina-Est%C3%A9tica-DrFern%C3%A1ndez-Blanco/175259475818553.

 

 

 

 

.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *