Cirugía estética, Corea del Sur y la obsesión por la belleza occidental

Obsesionados por encontrar el ideal de belleza  Corea del Sur está durante el año constantemente repleta de publicidad de todo tipo y tamaño sobre operaciones de cirugía estética, y este verano las clínicas han puesto todos sus recursos.

En Seúl, donde se concentra el porcentaje mayoritario de la población, hay estaciones de metro, como la de Sinsa, que está empapelada con las típicas imágenes del «antes y el después, que angustian aún más a las mujeres que tienen baja autoestima y problemas con su imagen corporal (según las estadísticas publicadas en el periódico local ‘Chosun Ilbo’, un 66% de mujeres coreanas).

Corea se ha hecho famosa en todo el mundo por la iniciativa gubernamental de convertir el país en el nuevo destino del turismo médico, lo cual viene favorecido por su relación calidad-precio, que la hace destacar por encima de otros destinos menos asequibles al bolsillo medio. De este modo, el turista encuentra puestos o stands con información sobre cirugías estéticas y tratamientos médicos estéticos de todo tipo.

El ministerio de sanidad coreano ha informado que 122.000 personas visitaron el país en 2011 para someterse a algún tipo de tratamiento médico, lo cual ha representado unos beneficios para el estado de unos 180 billones de wones.   Y es que las estadísticas hablan por sí solas: Corea del Sur es el país con más operaciones de estética por habitante del mundo (16 cada 1.000 habitantes); por no hablar de los tratamientos no invasivos, como el blanqueamiento de piel o las inyecciones de botox.

La sociedad coreana se preocupa por el éxito, concepto que asocia al de apariencia, pero una apariencia occidentalizada (ojos redondos, mentón afilado); y ante este fenómeno uno no puede sino preguntarse a qué se debe   El estilo occidentalizado permite encontrar mejores trabajos,  pareja y ser mejor aceptado en círculos sociales: esa misma apariencia que se sostiene como estandarte de la belleza física es el pasaporte indispensable hacia el éxito en el trabajo y en las relaciones personales.

Las estadísticas indican que una de cada cinco mujeres coreanas (el más alto del mundo) se ha sometido alguna vez a algún tipo de operación de estética, y que casi el 55% piensan seriamente que deberían someterse a algún tipo de intervención. Las más solicitadas son el agrandamiento de ojos, el afilamiento de mentón, la inserción de tabique nasal (rinoplastia), u aumento de mamas con implantes.

Si deseas saber más sobre este tema, escríbenos a [email protected] o entra en nuestro Facebook y déjanos tu mensaje https://www.facebook.com/drfernandezblanco/