EE.UU: nuevo estudio antiaging, detener el reloj biológico

17 enero, 2012Medicina Estética

Se ha publicado en la revista Nature, que científicos han logrado conseguir una agilidad muscular propia de una edad más joven gracias a un biomarcador.

Generalmente empezamos a cuidarnos más cuándo llegamos a los 40 años,  Así lo afirmaban  en el X Congreso de la Sociedad de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (Semal), donde además se dieron pequeñas pinceladas de cómo conseguir ocho años de vida extra. La «receta mágica» parece sencilla: una buena dieta, sana y equlibrada, y ejercicio físico rutinario, variando de persona a persona debido a características particulares.

El equipo de la Clínica Mayo de Rochester (EE UU) lo ha realizado sólo  en ratones de forma controlada en el laboratorio, y  ha conseguido que éstos recuperen una movilidad y una agilidad muscular propia de una edad más joven. Para ello ha diseñado un compuesto que actúa sobre la senescencia celular –destinada a frenar las disfunciones metabólicas– enfocado en el biomarcador del envejecimiento denominado p16Ink4a.
Con esto, el equipo de Darren J. Baker sostiene que podría intervenir en el organismo humano no sólo para vivir más sino con más salud. Hay que tener en cuenta además que, como este trabajo, hay muchos que comparten la misma meta.

Especialistas del University College de Londres concluyeron que no existía una conexión directa entre las sirtuinas con la ampliación de vida de los organismos.
Investigadores  trabajan en el diseño en laboratorio de un test que permita medir la longitud de los telómeros y conocer quién está programado para envejecer antes, un paso clave para detener el reloj biológico.
Por otro lado, las famosas células madre también tienen un rol destacado en este campo. Antonio Ayala, miembro del comité científico de Semal y catedrático de de Bioquímica Biología Molecular de la Universidad de Sevilla, asegura que «tienen un futuro muy prometedor en el campo de la medicina regenerativa, sobre todo cuando se aplican en zonas dañadas, como las que quedan tras una isquemia.

Los test genéticos y uso rutinario de este tipo de herramientas será la base de la medicina del futuro, porque permitirán un conocimiento de la individualidad de cada persona para definir pautas personalizadas de actuación que permitan prevenir y tratar enfermedades manera precoz y objetiva. Aunque no han estimado el número exacto, José Serres, presidente de la Semal, apunta a que estos test se han disparado en los últimos años.
En las consultas rutinarias se realiza este tipo de análisis y ello ayuda a determinar por ejemplo, la dieta, el ejercicio y hasta la personalización de los suplementos vitamínicos.

El ejercicio físico es una de las pautas más recomendadas en la medicina antienvejecimiento, se ha comprobado que no todos responden igual a determinadas actividades. De este modo, existen algunos ejercicios que pueden, incluso, llegar a desencadenar, peligrosos eventos para alguien que tiene un riesgo cardiovascular.

Los científicos afirman que hoy no existe una teoría única sobre el antienvejecimiento, por lo que no hay una única fórmula que lo frene. El organismo se oxida y  hay fuentes exógenas que aceleran este proceso, como la exposición solar, el tabaco, los alimentos precocinados, la contaminación.

Si quieres consultar con nuestro especialista en medicina estética, escríbenos a info@drfernandezblanco o entra en nuestro facebook  http://www.facebook.com/#!/pages/Cl%C3%ADnica-Fernandez-Blanco/175259475818553