La cirugía estética, mejor sin humos (I)

7 octubre, 2014Cirugía Estética

La-cirugía-estética,-mejor-sin-humos-(I)Si vas a someterte a una intervención de cirugía estética y fumas, el contenido de este artículo te interesa doblemente: después de leerlo sabrás por qué debes dejar de fumar y cómo hacerlo.

¿Por qué dejar de fumar?

Sencillo, porque el tabaco dificulta considerablemente la cicatrización y aumenta los riesgos de infecciones postoperatorias.

¿Cómo dejar de fumar?

Complicado pero no imposible. Desde este espacio te daremos algunos consejos que deberían ayudarte a dejar el tabaco.

Lo ideal sería llegar a la intervención quirúrgica después de, al menos, dos semanas sin tabaco.

Preparando el camino

Mientras llega el gran día, ése en el que ya no fumarás, vete adaptando tu entorno a tus intereses. A continuación, te aconsejamos algunas medidas que tal vez te ayuden, o te inspiren para adoptar otras:

  • Comunica tu decisión de dejar el tabaco a familiares, compañeros de trabajo y amigos. Pídeles que, si no te apoyan, tampoco te pongan las cosas más difíciles.
  • Deshazte de los ceniceros, los encendedores, las pitilleras y cuantos objetos relacionados con el tabaco tengas a tu alrededor.
  • Si la tapicería de tu coche o de tu sofá huele a tabaco, límpiala a fondo.
  • Hazte una limpieza dental, recuerda que una de las ventajas de dejar de fumar es la recuperación del paladar: dentro de nada, además de estar en condiciones de afrontar con mayores probabilidades de éxito la operación de cirugía estética que precisas, volverás a disfrutar de los sabores.

Adquiere costumbres que te ayuden a vivir sin tabaco, por ejemplo:

  • Introduz algunas modificaciones en tu rutina diaria, evitando todas aquellas situaciones que relacionas con un cigarrillo.
  • Al levantarte de la cama, al intentar concentrarte en el trabajo o ante una situación de tensión emocional, en definitiva, en esos instantes en los que más añoras el cigarrillo, haz varias inspiraciones profundas, siente el aire en los pulmones y retenlo al máximo, después suéltalo suavemente.
  • Evita entrar en situaciones de tensión, mantente lo más relajado posible.
  • Si echas de menos tener algo en la boca, mastica chicle o bebe agua, esto te ayudará también a controlar el temido aumento de peso experimentado por la mayoría de los exfumadores al dejar el tabaco.
  • Haz algún tipo de ejercicio (caminar, andar en bicicleta, etc.).

Y sobre todo, recuerda que lo más importante para logar tu objetivo es la motivación, y tú la tienes: acceder a la cirugía estética en condiciones óptimas.

En una segunda entrega, te explicaremos cómo evitar las molestias propias de la abstinencia del tabaco, y cómo vencer la tentación y la recaída.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, o llama al 915 54 09 24.

 

Dr. Alfredo Fernández Blanco

El cirujano plástico Dr. Alfredo Fernández Blanco se destaca en su rama de la medicina, como el mejor cirujano de mamas, además es pionero en las llamadas cirugías secundarias o de las secuelas. Con más de 30 años de experiencia y miles de casos de éxito, sigue logrando los resultados más naturales que se pueden esperar en una operación de cirugía estética.

Utilizamos cookies propias y de terceros para darte un mejor servicio. Ver nuestra política de cookies. Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR