Salud y nutrición: comer bien es sinónimo de piel sana

16 abril, 2013Salud y nutrición

Comer bien es igual a tener piel sana. Además de los tratamientos externos, una buena alimentación propicia una piel saludable ante todo tipo de eventualidades

En el invierno el gran enemigo de la piel es frio, en verano es el sol. Al ser el órgano más grande de nuestro cuerpo merece que se mantenga sana la epidermis no solo para protegerla de estos dos fenómenos externos. Es importante también cuidarnos desde dentro, cuidar cómo nos alimentamos.

Por lo que recomienda una dieta equilibrada que contenga vitaminas y minerales.   Las ventajas que proporciona la vitamina A son que favorece la cicatrización, proporciona suavidad y refuerza las defensas naturales de la piel. Esta se encuentra en los productos de origen animal como la mantequilla, huevos, hígado, queso y en frutas y verduras como la zanahoria, espinacas, brócoli, naranja, manzana, etcétera.   Cuando se fríen los alimentos ricos en vitamina A, por ser una voluble en grasa, se pierde la vitamina de los alimentos.   La vitamina B3 protege y prepara la piel para cuando se toma el sol, en algunas ocasiones se usa para prevenir alergias al sol. Se encuentra en el hígado, carnes magras, pollo, nueces, pescado y alubias secas.   Para equilibrar las pieles con tendencia a ser grasa se deberían consumir hígado, pollo, cerdo, pescado, papas, alubias secas, plátanos, alimentos integrales que contienen la vitamina B6 ya que reduce la secreción de las glándulas sebáceas.   Para la formación de colágeno, la vitamina C ayuda a la cicatrización de la piel, y tiene un importante papel antioxidante, destruyendo los radicales libres y protege de los rayos UV. Esta vitamina se encuentra en frutas y verduras, especialmente en los cítricos. Pero hay que tomar en cuenta que el calor destruye la vitamina C, por lo que es mejor comer frutas y verduras frescas.   Como antioxidante principal que retrase el envejecimiento cutáneo y que destruya los radicales libres celulares, esa es la labor de la vitamina E la cual, además, estimula la micro circulación de la piel.   El aceite de girasol, de germen de trigo y de oliva además de la yema de huevo, los cereales integrales, las legumbres, verduras de hoja verde, nueces, pescado y carne son ricos en vitamina E.   No sólo las vitaminas son esenciales para tener una piel sana, los minerales son muy importantes por lo que se debe consumir selenio, el cual está en los huevos, productos lácteos y champiñones, los que tienen zinc que se encuentra en la carne, leche, huevos y mariscos.   Para fortalecer la piel se debe ingerir zinc, el cual encuentras en frutas, legumbres y en las ostras.

Si deseas una dieta saludable consulta con nuestros especialistas, ellos te diseñarán un plan adecuado a tus necesidades. Pide tu cita a contacto@drfernandezblanco.com

O entra en nuestro Facebook https://www.facebook.com/pages/Cl%C3%ADnicas-Fern%C3%A1ndez-Blanco-de-Cirug%C3%ADa-y-Medicina-Est%C3%A9tica/175259475818553