fbpx

La solución al pantobillo (tobillos anchos)

4 enero, 2016Cirugía Estética

El titular de una noticia que leíamos recientemente era, admitámoslo, llamativo: “El drama del ‘pantobillo’”. Y no se trataba de ninguna calamidad infecciosa, de ningún desastre causado por una bacteria. El “pantobillo” en cuestión es una hipertrofia muscular de la parte inferior de las piernas que hace que pantorrillas y tobillos casi tengan el mismo contorno. Es decir: las piernas como columnas. Y de lo que en realidad hablaban era de una intervención de cirugía estética cada día más frecuente: la reducción de pantorrillas.

Porque el “pantobillo” (ya que alguien ha inventado el término, utilicémoslo) es algo más que cuestión estética, en determinados casos, genera complejos.

Porque, por extraño que a algunos les parezca, el tamaño y la forma de las pantorrillas son causa de mucha incomodidad, y de no pocas inseguridades. Y el ejercicio físico no es suficiente para modelarlas al gusto. Todo ello tanto en el hombre como en la mujer.

De ahí que tantas personas con unas pantorrillas delgadas, sin curva, recurran al implante o, en determinados casos (cuando, además de esos gemelos insuficientes, el paciente tiene músculos y rodillas gruesos), al implante combinado con una lipoescultura en piernas y rodillas.

¿El implante de qué? ¿Y cómo?

La respuesta a la primera pregunta es: de prótesis de gel de silicona. El aumento de gemelos es una intervención quirúrgica en la que implantamos prótesis de gel de silicona normalmente en ambas pantorrillas (no conviene descuidar la simetría), con el fin de modelar las piernas y aumentar el volumen del gemelo.

El cómo requiere una explicación más detallada. Lo primero es medir la zona donde va a quedar alojada la prótesis, con el fin de ajustarla a la anatomía del paciente; luego, hay que rotular y calcular el bolsillo, es decir el espacio en el que introduciremos la prótesis.

Procedemos entonces a realizar una incisión horizontal de unos cuatro centímetros en la cara posterior de la rodilla y a colocar la prótesis bajo la fascia superficial del músculo gemelo interno, de manera que quede incluida en la estructura muscular. Por fin, la incisión se cierra por planos con una sutura intradérmica.

A la salida de quirófano, tras la intervención de cirugía estética, al paciente se le colocan unas medias de compresión. Es recomendable que se ponga en pie e incluso dé algunos pasos de manera inmediata, si bien para evitar la inflamación excesiva es conveniente guardar reposo con las piernas en alto. En cualquier caso, a las 48 horas podrá hacer una vida normal.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

Dr. Alfredo Fernández Blanco

El cirujano plástico Dr. Alfredo Fernández Blanco se destaca en su rama de la medicina, como el mejor cirujano de mamas, además es pionero en las llamadas cirugías secundarias o de las secuelas. Con más de 30 años de experiencia y miles de casos de éxito, sigue logrando los resultados más naturales que se pueden esperar en una operación de cirugía estética.

Utilizamos cookies propias y de terceros para darte un mejor servicio. Ver nuestra política de cookies. Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR