fbpx

Miradas rejuvenecedoras

4 agosto, 2016Cirugía Secundaria

Tres reglas de oro contra las patas de gallo

La llamamos blefaroplastia, término técnico con el que nos referimos a la cirugía de los párpados, y es el procedimiento que nos permite extraer la grasa y el exceso de piel y músculo, es decir: corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los párpados inferiores. Con ello conseguimos rejuvenecer el rostro de quien se somete a la intervención quirúrgica y, en casos extremos, mejorar su visión.

Es una operación frecuente, y en general exitosa. No obstante, como siempre que hablamos de cirugía, conviene tener en cuenta que a veces el resultado de la intervención inicial no es plenamente satisfactorio, por lo que el paciente ha de someterse a una segunda.

La blefaroplastia secundaria nos permite, por tanto, corregir errores o efectos indeseados. Entre otros, las llamadas malposiciones:

– Del párpado superior: ptosis o descenso permanente del párpado superior; logoftalmos o incapacidad de cerrar correctamente los ojos; epicantus, o pliegues prominentes en el ángulo interno del ojo; o asimetría del surco, la complicación más frecuente de este procedimiento.

– Del párpado inferior: ectoprion y retracción palpebral, probablemente las complicaciones posoperatorias más frecuente en la blefaroplastia del párpado inferior; y la hipo o la hipercorrección de la piel o grasa.

Desde luego, no es nuestra intención asustar a nadie, sólo aspiramos a subrayar lo evidente, a transmitir un mensaje: la blefaroplastia o cirugía de los párpados es una intervención muy delicada, cuya ejecución requiere gran precisión.

Por eso, es fundamental ponerse en manos de un buen cirujano, que acumule conocimiento y experiencia. Y que explique al paciente lo que se puede conseguir, y las precauciones que hay que adoptar, porque la mayor parte de las complicaciones son fruto de un exceso de recesión de piel, y antes que afrontar los problemas citados, y otros que no hemos mencionado, es preferible dejar alguna arruga. Y que no deje de mencionar que, incluso si la intervención quirúrgica es exitosa y no se deriva de ella ningún problema médico, su mirada puede cambiar.

Como somos expertos en cirugías secundarias, sabemos mucho de blefaroplastias fallidas y de cómo arreglarlas. Por la misma razón sabemos que es preferible, no hay duda sobre ello, conseguir resultados óptimos a la primera. Y eso también sabemos hacerlo.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

Dr. Alfredo Fernández Blanco

El cirujano plástico Dr. Alfredo Fernández Blanco se destaca en su rama de la medicina, como el mejor cirujano de mamas, además es pionero en las llamadas cirugías secundarias o de las secuelas. Con más de 30 años de experiencia y miles de casos de éxito, sigue logrando los resultados más naturales que se pueden esperar en una operación de cirugía estética.

Utilizamos cookies propias y de terceros para darte un mejor servicio. Ver nuestra política de cookies. Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR