Lifting o rejuvenecimiento vaginal, cirugía estética de moda

2 abril, 2013Cirugía Estética

El rejuvenecimiento vaginal, la amplificación del “punto G” y la modificación de la forma de los labios son cada vez más populares entre las mujeres que no están contentas con la apariencia de sus genitales, pero los científicos advierten que estos procedimientos no han sido completamente investigados.

En él se sugiere que la información disponible en internet sobre estos procedimientos es confusa, no menciona todos los riesgos a corto y a mediano plazo y promueve datos no corroborados sobre los supuestos beneficios psicológicos, físicos y sexuales.

La vulva compone los genitales externos femeninos e incluye los labios mayores y menores, el clítoris y las entradas de la uretra y la vagina. El  “punto G” se refiere a una zona dentro de la vagina sensible al estímulo sexual.

La labioplastia para reducir el tamaño de los labios genitales parece ser el procedimiento más popular. Sin embargo, la razón detrás de este, la “hipertrofia labial”, no existe como diagnóstico ya que es normal que los labios varíen en tamaño y forma de mujer a mujer.   La principal razón para estas cirugías es que la mujer se sienta insatisfecha con la apariencia de sus genitales, ya sea porque estos se noten con el uso de ropa apretada o porque se compare con el aspecto de los genitales en los medios.

La mitad de los sitios de internet afirman que estos procedimientos cosméticos mejoran el placer sexual como resultado de una mayor confianza y menos incomodidad durante la relación. Tres de las páginas aseguran que la cirugía de labios mejora la higiene personal y disminuye los riesgos de infección vaginal ya que, supuestamente, los labios se asocian al olor y a las infecciones urinarias.   Los investigadores anotan que estas afirmaciones “no tienen fundamentos ya que, a la fecha, no hay estudios a largo plazo sobre los resultados de los procedimientos que buscan el rejuvenecimiento vaginal”.   Los investigadores no niegan que las mujeres experimenten ansiedad en cuanto a la apariencia de sus genitales, e incluso, malestar físico. Sin embargo, escriben que “las quejas psicológicas como la cohibición, la ansiedad y la falta de confianza pueden abordarse de una forma más efectiva con intervenciones psicológicas”.

En vez de ofrecer soluciones quirúrgicas, “los proveedores deberían hacer énfasis en que la mayoría de las mujeres no eligen alterar quirúrgicamente el aspecto de sus genitales, además las vulvas saludables vienen en todas las formas, tamaños y colores, y todas las apariencias son compatibles con el bienestar psicológico y sexual”.