Inicio »Cirugía Estética Facial » Rinoplastia Secundaria

Rinoplastia Secundaria

La rinoplastia secundaria es la intervención quirúrgica de la nariz que se realiza para corregir los defectos indeseados que no  han podido corregir cirugías anteriores y que al contrario pueden generar importantes defectos añadidos. Los pacientes llegan a la consulta con graves problemas estéticos y funcionales, que pueden acarrear trastornos psicológicos muchas veces de trascendente importancia 

La cirugía secundaria de nariz o Rinoplastia secundaria es uno de los procedimientos de Cirugía Estética de mayor complejidad, el cirujano deberá actuar sobre una nariz operada anteriormente y que en muchos  casos fue operada en varias ocasiones, con cicatrices, estigmas, secuelas estéticas y funcionales. La experiencia, conocimientos y destreza del cirujano, son de vital importancia en este tipo de intervenciones quirúrgicas.

 La rinoplastia secundaria está indicada para aquellas personas que presentan una alteración estética o funcional, como resultado de cirugías ineficaces que incluso han podido generar defectos añadidos. Una cirugía secundaria a veces puede consistir en un pequeño retoque, pero en la mayoría de los casos requiere importantes correcciones estéticas, estructurales y funcionales, siendo necesario en ocasiones la utilización de tejidos de otras zonas del cuerpo para una óptima reconstrucción.
Los defectos más frecuentes vienen dado por exceso o por defecto de resección, asimetrías, nariz torcida, retracciones cicatriciales, colapsos valvulares y muchas veces como consecuencia importantes disfunciones respiratorias.  

+ Sobre la Cirugía de nariz secundaria

¿Qué es una rinoplastia secundaria?

Es la cirugía estética de la nariz, que se realiza después de una cirugía anterior para corregir los resultados indeseados provocados por un incorrecto diagnóstico, técnica quirúrgica inadecuada o inexperiencia del cirujano. Es un tratamiento quirúrgico muy complejo, donde la gran experiencia del cirujano así como sus conocimientos y destreza quirúrgica, es fundamental para poder ofrecer al paciente una solución definitiva. En ocasiones como sucede en otras cirugías complejas, pueden producirse cambios estratégicos durante la cirugía con el fin de aportar al paciente los mejores resultados.

¿Quien necesita una operación secundaria de nariz?

Aquellas personas que presenten una alteración estética y/o funcional luego de haberse realizado una cirugía primaria de nariz o rinoplastia primaria. Los problemas que se pueden presentar son nariz torcida, puntas chatas, muy finas, punta caída, o muy cuadrada, problemas y deformidades de las alas de la nariz y también pueden ser de soporte por alteración del tabique o de los cornetes, adoptando una nariz en silla de montar o hundida. Estas son algunas de la alteraciones que se presentan como resultado de un mal diagnóstico, la utilización de una mala técnica quirúrgica o ausencia de habilidad o conocimientos del cirujano.

Recuperación.

El taponamiento postquirúrgico  se mantendrá uno o varios días dependiendo de cada caso y  de la técnica quirúrgica utilizada. La inmovilización la realizamos con una pequeña férula de aluminio, evitando la utilización de vendas de yeso, lo que mejora considerablemente el aspecto del paciente tras la intervención, y que retiramos a la semana. Por último se inmoviliza una semana más con esparadrapo de papel. Pasado 14 días de la intervención, el paciente presenta un aspecto casi normal, desapareciendo prácticamente los hematomas. Los resultados definitivos se podrán ver entre los 6 meses y un 1 año de la cirugía.

Técnica.

En Rinoplastia Secundaria generalmente se utilizan técnicas abiertas, si bien algunos casos se pueden resolver de forma cerrada.  Las técnicas abiertas son necesarias para corregir deformaciones importantes, aportan mayor campo quirúrgico de visión y permite un mejor manejo de los tejidos. La técnica abierta deja una pequeña cicatriz visible en la columela, casi imperceptible con el paso del  tiempo.

Anestesia.

Dado la complejidad de la cirugía se realiza con anestesia general.

¿Que riesgos se asume?

Las complicaciones en rinoplastia secundarias son infrecuentes, pero pueden ocurrir casos de infección o epítasis importantes (sangrado). A veces hay dificultades respiratorias o irregularidades producidas por una cicatrización deficiente.
Los riesgos son los propios de una intervención que se realiza con anestesia general.
Los riesgos,complicaciones y toda la información adicional que el paciente necesita, será suministrado por el cirujano, de igual manera en el consentimiento que debe firmar el paciente se detallan todas las técnicas, posibles riesgos, complicaciones e indicaciones posoperatorias.

Consejos.

Es útil para controlar la inflamación utilizar compresas frías y evitar sonarse la nariz durante 48 horas, así como dormir con la cabeza un poco elevada. El paciente debe evitar el apoyo de gafas el el dorso nasal durante el primer mes.
No se debe fumar, ni hacer ejercicios bruscos. Se deben seguir estrictamente las indicaciones del cirujano.

Preguntas frecuentes sobre la operación de nariz.

¿Es una operación dolorosa?
No es una intervención muy dolorosa, las molestias se alivian fácilmente con los analgésicos.

¿Cuánto tiempo tengo que llevar los tapones?
El taponaje se mantiene 48 horas.

¿Cuándo se ven los resultados?
Los resultados definitivos se ven entre los 6 meses a 1 año, puesto que se ha trabajado sobre una anatomía anómala, con fibrosis y cicatrices.