Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Ventajas de la rinoplastia abierta y cerrada

Diferencias entre rinoplastia abierta y cerrada

La rinoplastia es una de las operaciones de cirugía estética más demandadas en España. Ante cada intervención existen dos opciones: realizar una rinoplastia abierta o una cerrada. Será el cirujano plástico quien decida cuál es más conveniente en cada caso concreto, en función de factores como la dificultad, técnica del procedimiento, o las necesidades del paciente.

La nariz es un elemento clave a la hora de lograr armonía facial. Un tamaño exagerado o una forma inadecuada pueden provocar disonancias en el rostro y ocasionar problemas en quien la tiene: desde una baja autoestima o un complejo, hasta deficiencias respiratorias. Tanto la rinoplastia abierta como la cerrada actúan en este asunto. La diferencia principal entre ellas estriba en el modo de acceso a la nariz que tendrá el cirujano.

Ventajas de la rinoplastia cerrada

 La rinoplastia cerrada es la indicada para pacientes que buscan realizar pequeños ajustes en la estética de su nariz.

Al utilizar esta técnica, se accede al interior de la nariz a través de las fosas nasales, colocando abordajes en estos orificios. De este modo, no se realizan incisiones exteriores y, por lo tanto, no quedan cicatrices visibles tras la operación. Además, la ejecución de esta técnica, en general, lleva menos tiempo.

Ventajas de la rinoplastia abierta

Respecto a la técnica abierta, el cirujano la utilizará cuando el paciente demande correcciones más sustanciales en su nariz. Esto es, cuando alguien se acerque a la consulta de cirugía estética buscando una modificación más considerable en la forma o tamaño de su nariz.

Esta técnica también es adecuada para rinoplastia secundaria, en el caso de que los resultados obtenidos en una primera rinoplastia no hayan sido los esperados o deseados.

Mediante la rinoplastia abierta, el modo de acceder a la nariz es a través de una incisión exterior en la columela, el cartílago que une las fosas nasales o narinas. En general, esta técnica permite mayor visibilidad y acceso a los tejidos que la rinoplastia cerrada. Gracias a ello, la intervención consigue correcciones más importantes, ya que proporciona una mejor entrada a la nariz para el cirujano. Como pequeña contrapartida, quedará en la zona una mínima cicatriz, que resultará casi imperceptible con el paso del tiempo.

En ambos tipos de procedimiento, el tiempo de recuperación tras la cirugía apenas cambia y el paciente puede retirar los vendajes y recobrar su aspecto habitual alrededor de 14 días después de la operación.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *