Lipotransferencia: Rejuvenecimiento facial con grasa propia

Cirujano Plástico Dr Fernández
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Lipotransferencia: rejuvenecimiento facial con grasa propia

Lo más habitual es someterse a técnicas de rejuvenecimiento facial mediante cirugía. Pero para aquellas personas que no desean someterse a técnicas tan invasivas o tienen cierto temor, hay alternativas. Una de ellas es la lipotransferencia o lipoinjerto, una técnica en la que se utiliza grasa del propio paciente para devolver tersura al rostro y restarle así años.

El objetivo de la lipotransferencia es dar un mayor volumen a determinadas zonas faciales, especialmente pómulos, borde de la mandíbula y labios. Una técnica sencilla y muy eficaz recomendada regularmente en pacientes que empiezan a presentar síntomas de flacidez en el rostro o incluso en personas que sufren pequeñas asimetría faciales.

¿Cómo se realiza una lipotransferencia?

Lipotransferencia: Injerto de grasa en mejillas

El procedimiento no es complicado. Lo primero es extraer grasa del paciente, normalmente de la zona del abdomen. La razón es que la grasa localizada en esta zona es más rica en células madre que podrán reproducirse con mayor facilidad. Esa grasa se somete después a un proceso de centrifugado para obtener el tejido graso útil.Es esa grasa la que posteriormente se inyecta en el rostro, en pequeñas cantidades y en las zonas en las que es más necesario aumentar el volumen.

Una técnica especialmente atractiva para muchas personas, porque se realiza en muy poco tiempo y con anestesia local, aunque suele realizarse una pequeña sedación para mayor comodidad del paciente. Además, la recuperación es muy rápida y apenas se sufre una inflación que desaparece en pocos días.

Resultados casi inmediatos

La lipotransferencia tiene unos resultados que se pueden apreciar casi desde el primer momento. Una vez desaparecida la inflación se notará mejor definición de los pómulos y de la línea de la mandíbula, así como la desaparición de surcos de expresión, lo que da más luminosidad al rostro y le aporta un aire mucho más juvenil.

Además, esta técnica ofrece otras ventajas interesantes, como el hecho de que al usar grasa del propio paciente no hay riesgo de ningún tipo de rechazo. Asimismo, correctamente realizada, los resultados serán duraderos, ya que la posibilidad de reabsorción de la grasa es muy pequeña, siempre y cuando la realicen especialistas como los de nuestro equipo.