Medicina Estética: Botox, historia y sus múltiples aplicaciones

3 septiembre, 2013Medicina Estética

El botox o toxina botulínica se utiliza en cantidad de tratamientos para las arrugas, y el exceso de sudoración , y para tratar dolores de cabeza, en  los accidentes cerebrovasculares y parálisis cerebral entre otros.

Un estudio reciente sugiere que las inyecciones de Botox en el cuero cabelludo puede tratar la pérdida del pelo, y otro informe señala que puede mejorar enormemente la calidad de vida de las mujeres con incontinencia.

El Protocolo de Ginebra y la Convención sobre Armas Químicas consideran a la toxina botulínica como arma química. Esto se debe a que si es ingerida o mal aplicada, la bacteria Clostridium botulinum es capaz de producir una intoxicación total del sistema nervioso humano, produciendo un paro respiratorio y por consiguiente un ataque cardiaco. Durante la Segunda guerra mundial fue usada como un arma química por los nazis.

En medicina estética el Botox comienza a usarse a principios de la década de los 70 para tratar el estrabismo, y su uso oftálmico permitió descubrir un efecto secundario inesperado: la toxina paralizaba también los músculos de la frente, evitando así la formación de arrugas. Desde que se descubriera su uso cosmético, la toxina botulínica, más conocida como botox, se ha convertido en una de las armas antiedad de mayor éxito .

Si bien la toxina es un veneno extraordinariamente potente, pues basta una pequeñísima cantidad para acabar con la vida de una persona, su uso en medicina estética no presenta problema alguno, dado que las dosis son infinitesimales. Se aplica mediante inyección, por lo que no deja cicatrices y tiene efectos visibles inmediatos.

El Botox es un tratamiento de duración de cuatro a seis meses ,también significa que es una útil alternativa a la cirugía ya que los efectos son reversibles si el músculo está mal tratado. Esta capacidad única de aislar y aflojar los músculos la que lo hace tan útil en el tratamiento de una variedad de problemas médicas.

Usos:

-El Botox puede ayudar a controlar algunos síntomas de enfermedades como el Parkinson, la esclerosis múltiple y parálisis cerebral. A menudo los pacientes que sufren de estas condiciones suelen tener movimientos incontrolables, espasmos musculares o la experiencia que restringen sus movimientos.

–  Investigaciones muestran que el Botox podría ofrecer alivio para alrededor de la mitad de todos los pacientes con problemas de espalda inferior.

– Han descubierto que una inyección de Botox directamente en la pared de la vejiga pueden mejorar los síntomas de debilidad de la vejiga en los mayores de 50. Una sola vacuna puede reducir la incontinencia de hasta 24 semanas.

– Hiperhidrosis  Las personas que transpiran de forma excesiva, pueden encontrar ayuda en el botox que, inyectado en zonas tales como las axilas o palmas de manos y pies, paraliza la actividad de las glándulas sudoríparas, cortando así la aparición de sudor.

–  El uso de Botox para tratar la próstata no cancerosa, es decir problemas causados por la ampliación de la glándula prostática se está estudiando. Científicos han encontraron que sólo un pinchazo Botox en la próstata alivió los síntomas y el mejoramiento de la calidad de vida de tres de cada cuatro hombres.

-Un estudio encontró que el Botox puede aliviar el dolor crónico en los pies a veces causados por la diabetes, que se produce como consecuencia de los daños a los nervios, especialmente en la parte inferior de las piernas y los pies, que ya a menudo no responde a los analgésicos estándar.

–  Un estudio indicó que en el estómago inyecciones de Botox podría reducir el peso corporal, ayudando a controlar el hambre.

– Científicos han encontraron que inyecciones de Botox pueden ayudar a sanar las heridas faciales con menos cicatrices, debilitando temporalmente los músculos, reduciendo así la fuerza sobre la herida.

–   Hay quienes sostienen que la inyección de Botox en sus pacientes calvos ha ayudado a crecer su pelo de nuevo. La caída del cabello es causada por la disminución de los folículos pilosos. La teoría es que el Botox puede ayudar a relajar y dilatar los vasos sanguíneos, permitiendo que los nutrientes en el reducido folículos y estimular un nuevo crecimiento, si bien se necesita mayor investigacion.

–  Tener un accidente cerebrovascular puede dañar la parte del cerebro que controla los músculos, dejando a la gente con dolorosa y debilitante contracciones musculares y parálisis.

–  Estudios han encontrado que las inyecciones de Botox en la cabeza, cuello y músculos de la mandíbula puede aliviar los dolores de cabeza.

Todo lo dicho anteriormente está en investigación o recientemente aprobados. Para más información consulta con nuestros expertos. Pide tu cita a https://www.drfernandezblanco.comblog/p/es/contacto.php

https://www.facebook.com/pages/Cl%C3%ADnicas-Fern%C3%A1ndez-Blanco-de-Cirug%C3%ADa-y-Medicina-Est%C3%A9tica/175259475818553

www.drfernandezblanco.com