Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Rinoplastia sí, pero no por narices

Es uno de los procedimientos de cirugía estética más habituales y mejor aceptados, también uno de los más delicados porque exige del cirujano plástico grandes dosis de conocimiento, destreza y habilidad quirúrgica. Y no sólo por las dificultades intrínsecas de la intervención, sino porque el resultado de la misma queda a la vista de todos. Hablamos, claro, de la rinoplastia.

La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz disminuyendo o aumentando su tamaño, cambiando la forma de la punta o del dorso, estrechando los orificios nasales o cambiando el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) dice que Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. “Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente”, leemos en su web.

Es un buen consejo, habida cuenta de las esperanzas, a veces desmesuradas, que quienes vienen padeciendo las consecuencias de una nariz que les disgusta ponen en la intervención: creen que cambiar el apéndice nasal es la antesala de un cambio de vida.

De ahí que sea importantísimo que el paciente reflexione bien sobre lo que quiere conseguir y lo discuta con su cirujano plástico.

De manera general, y aunque lo que pasamos a escribir está sujeto luego a matizaciones en función de la realidad de cada paciente, cuando nos preguntan quién necesita una operación de nariz nuestra respuesta es que necesitan someterse a una rinoplastia las personas que presentan una alteración estética evidente de la nariz acompañada o no de disfunción respiratoria, siempre teniendo en cuenta que la rinoplastia estética es muy diferente de las intervenciones para la corrección de la función y por ello no siempre el mismo cirujano domina ambas técnicas.

Dicho eso, y aunque siempre hay excepciones, en el caso de los adolescentes, no creemos conveniente intervenir antes de que el paciente haya terminado el desarrollo, ya que es necesario esperar a que complete su crecimiento óseo y alcance una madurez psíquica.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *