Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Cirugía para corregir las “orejas de asa”: dudas frecuentes

Cirugía para corregir las “orejas de asa”: dudas frecuentes

Las orejas prominentes, comúnmente conocidas como “orejas en asa”, pueden causar problemas de autoestima. Para retocarlas y cambiar su posición, es frecuente recurrir a una otoplastia, la cirugía estética que rectifica este problema.

Mediante la otoplastia se busca corregir la posición demasiado prominente de las orejas y cambiar su forma. Se trata de una intervención muy habitual y sencilla, y una de las pocas operaciones de cirugía estética que sí se realiza en menores de edad.

La operación dura aproximadamente una hora, y se actúa principalmente sobre el cartílago de la zona. Durante la intervención, el cirujano hará una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja, logrando así separar el cartílago para poder moldearlo. Además, para conseguir reducir el ángulo entre las orejas y la cabeza, se trabajará con el cartílago de la concha.

Debido a que las incisiones durante el procedimiento se realizan en la parte posterior de las orejas, tras la operación quedará una sutura apenas perceptible. La recuperación y el proceso postoperatorio serán vitales para una buena cicatrización de la zona y un resultado óptimo.

Una vez retirado el vendaje, el paciente apreciará inflamación en sus orejas, que remitirá en los siguientes días. Es importante que el paciente sea consciente de que esta inflamación va a disminuir, para que no vea sus expectativas frustradas respecto al nuevo aspecto de sus orejas.

Tras la retirada del vendaje, el paciente podrá llevar una vida normal, si bien es cierto que, si lleva gafas, no es recomendable que las use durante el periodo postoperatorio. De hacerlo, estaría infligiendo presión sobre la zona en un momento muy delicado.

Respecto a la edad para realizar una otoplastia, existen varias limitaciones. Aunque es una cirugía que se realiza con normalidad tanto en adolescentes como en adultos, el hecho de trabajar con el cartílago condiciona la edad más adecuada para el procedimiento.

Por un lado, muchos padres desean corregir este efecto en las orejas de sus hijos lo antes posible, para evitarles problemas en su socialización o autoestima. No obstante, no es recomendable para niños menores de cuatro años, ya que antes de esa edad el cartílago aún es demasiado frágil. Por ello, operar a una edad temprana tiene el riesgo de que los resultados no sean del todo óptimos.

Por otro lado, la eficacia de la intervención se ve asimismo comprometida conforme más avanzada sea la edad del paciente, debido a que los tejidos pierden elasticidad con la edad.

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *