Cirujano plástico Marbella (Málaga)
Madrid: 915 540 924 · Marbella: 952 850 468
Whatsapp: 629 982 565

Cirujano Plástico » Home Blog

Dobles de famosos, a cualquier coste

doble de obama

Hemos hablado muchas veces, y es un tema que no se agota, de personas que por razones distintas (admiración pura y dura, deseo de sacar partido) deciden pasar por quirófano para o bien acentuar un parecido ya existente con un famoso, o bien crearlo desde la nada.

Por este blog han desfilado Jordan James Parke, un joven británico de 23 años cuyo mayor deseo es parecerse a Kim Kardashian, la Barbie rusa, Valeria Lukyanova y Rodrigo Alves, fan de Ken, el novio de Barbie, por citar sólo a tres, si bien podrían ser más.

El último caso del que hemos tenido noticia es el del chino Xiao Jiguo, 29 años, actor, que se ha operado para parecerse… al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

Jiguo ha hecho de este parecido (remoto, nos parece, pero en fin) una forma de vida porque aparece en películas y en series de televisión haciendo de o imitando a Obama, tarea para la que, además de reproducir sus gestos, se depila las cejas (“luego sólo necesito una camisa, una corbata y un traje negro para salir del paso, en cualquier lugar”) y habla en lo que él mismo, en una entrevista concedida a la agencia Reuters, llama “inglés de pacotilla”: “Mi inglés es malo, así que cuando subo al escenario, hablo en una mezcla de inglés real y falso inglés. Lo invento conforme voy hablando. Nadie lo entiende”.

Es posible que tampoco sean muchos los que entiendan el recurso a la cirugía estética por mero capricho, incluso si ese antojo deviene en trabajo e ingresos.

Una vez más, tenemos que apelar a la sensatez de los operados y a la profesionalidad de quienes les operan. Bien está someterse a cambios cuyo fin es meramente estético, siempre y cuando sea en clínicas especializadas y a manos de especialistas contrastados. Pero acceder a todos los caprichos de personas que, evidentemente, tienen un problema que no está relacionado con nuestra especialidad es irresponsable, cuando no peligroso.

De todo esto, lo sustancial no es parecerse más a tal o cual personaje popular, sino creer que por parecerte vas a resolver todos tus problemas y, en esa convicción, dejarte arrastrar a procedimientos sin las debidas garantías. O caer en una sucesión inacabable de operaciones porque nunca te pareces lo bastante.

Si deseas más información, contacta con nuestro equipo de Clínicas Fernández Blanco, llama al 915 54 09 24 (Madrid) o al 952 850 468 (Marbella, Málaga).

« Anterior
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *